¿Qué es la agorafobia y cuál es su relación con el Covid?

Se podría decir que hasta antes de la pandemia, era muy complicado encontrar a alguien que la padeciera, pero a raíz del confinamiento derivado de la pandemia covid-19, actualmente es más común de lo que parece

¿Qué es la agorafobia y cuál es su relación con el Covid?
ESPERADO. El importante incremento de trastornos psicológicos ya se espera como consecuencia del confinamiento. Foto: Pixabay

Es un trastorno que consiste en un miedo  y ansiedad de donde es difícil escapar o asistir a los espacios públicos y/o a los espacios abiertos. Es un temor muy intenso que implica que la persona muy probablemente siente una crisis de ansiedad por encontrarse rodeada de personas sin poder escapar. Y entonces esto automáticamente se convierte en angustia. 

La agorafobia es a menudo el resultado de un trastorno de pánico, por no poder escapar de algún sitio público.  Las situaciones que provocan agorafobia, puede variar de una persona a otra, pero algunos ejemplos donde un ansioso puede sentirla son las tiendas, supermercados, restaurantes o hasta el transporte público.

Se podría decir que hasta antes de la pandemia, era muy complicado encontrar a alguien que la padeciera, pero a raíz del confinamiento derivado de la pandemia covid-19, actualmente es más común de lo que parece y algunos psicólogos lo manejan como parte de las secuelas que podría dejar el tiempo de encierro por  ya casi 8 meses. 

De acuerdo con un documento llamado Los trastornos de ansiedad, publicado en la Revista Digital Universitaria de la Unidad Nacional Autónoma de México, la agorafobia es el miedo irracional a espacios abiertos, lugares con mucha gente o a dejar un lugar seguro (como la casa o auto, para salir del hogar, entrar en tiendas y almacenes, lugares concurridos, espacios públicos o viajar solo.)

Esto dicen los expertos de la salud mental

La psicóloga española Paloma Rasal, docente de la Universidad Internacional de Valencia, España, advierte que el importante incremento de trastornos psicológicos ya se espera como consecuencia del confinamiento por la emergencia sanitaria.  Frente a la incertidumbre marcada por la nueva normalidad y las nuevas formas de relacionarse, la psicóloga Paloma Rasal aconseja que es importante definir nuevas estrategias.

"Deberemos afrontar una situación desconocida para la población y con estrategias nuevas y sobre todo con una actitud de apertura que implica flexibilidad y aceptación", declaró la experta. 

No es igual la manera en la que viven el confinamiento los niños, que las personas de la tercera edad.  En los niños se distinguen 2 perfiles, de acuerdo al análisis de la psicóloga María del Carmen Rodríguez, de la Universitat Oberta de Catalunya, España:

"Algunos han necesitado apoyo emocional durante el confinamiento, hecho que se ha manifestado en trastornos de conducta y pesadillas. Hay otros que al principio lo soportaban bastante bien y que, justamente en el momento de volver a cierta normalidad, están más nerviosos. Muchos de ellos se han conectado a las redes sociales y a los videojuegos más de lo que ya es habitual y, ahora que tienen que salir, les está costando mucho", explica la especialista. 

15 Tips para el bienestar psicofísico durante la pandemia

  1. Duerme. Descansar adecuadamente y las horas necesarias es fundamental para la recuperación plena de la energía y permite que el cerebro realice sus funciones correctamente.
  2. Come sanamente. Seguir una dieta equilibrada y evitar saltarse comidas es muy importante para tener toda la ingesta nutricional necesaria para mantenerse saludable.
  3. Apaga un rato el celular. Aprender a distanciarte de tu móvil  ayuda a recuperar el contacto contigo mismo, apartado de estímulos externos.
  4. Refuerza  las relaciones. La relación con los seres queridos es buena para la salud, estar con los demás y compartir alegrías y tristezas es un alivio a la hora de  reducir las ansiedades y preocupaciones, experimentar emociones positivas y construir  todo tipo relaciones de confianza mutua.
  5. Si puedes, visita lugares hermosos. Es bien sabido que la belleza es buena para la mente. Camina en medio de la naturaleza o admira una ciudad llena de arte  para que tengas una sensación de profundo bienestar.
     

     

  6. Por favor, toma un descanso. Decir basta y parar; aprender a comprender cuando se ha llegado al límite, es sumamente útil para no llegar a niveles de estrés excesivos, que son difíciles de remediar.
  7. Practica algún deporte. El movimiento ayuda a la producción de endorfinas y serotonina, neurotransmisores que, si se liberan en las cantidades adecuadas, producen estados de bienestar.
  8. Medita. La meditación y el yoga son un excelentes ejercicios para recuperar la respiración correcta y con ella la armonía interior.
  9. Cuando puedas, Viaja. Conocer a nuevos lugares y salir de la rutina tiene inmensos beneficios para la mente y el estado de ánimo, desde la planificación hasta el regreso a casa. Un viaje siempre es una oportunidad para el enriquecimiento y el crecimiento personal.
  10. Sé positivo. Sonreír y afrontar los días con positividad es el primer paso para prepararnos para recibir algo bonito. El mal genio y el pesimismo son enemigos declarados de la felicidad.
  11. No te enojes. En la mayoría de los casos, enmuinarse no es útil. Sí a los arrebatos para no guardarlo todo dentro, pero no a los nervios de punta y la rabia injustificada: los efectos de estos arrebatos repercuten ante todo en uno mismo.
  12. PERDONA. Aprender a perdonar sin guardar rencor, es muy útil para sentirte ligero mentalmente. Aprende a pasar la página y seguir adelante en lugar de cavilar sobre el pasado.
  13. AGRADECE. Aprende a apreciar lo que tienes, de lo que has hecho hasta ahora, en lugar de enfocarte siempre en lo que aún no se ha logrado, es fundamental para desarrollar una actitud optimista y agradecida ante la vida.
  14. Ayuda al otros. Aprende a mirar más allá de tu nariz y date cuenta de que en el mundo hay innumerables personas que necesitan ayuda. Se puede hacer mucho por los demás, empezando por los pequeños gestos de nuestro día a día.
  15. NO A LA PROCRASTINACIÓN. Aplazar constantemente, nos abruma por los eventos y sin el control de nuestra vida. ¡Dejemos de postergar y actuemos! Solo así las cosas empezarán a cambiar, positivamente.

Escucha aquí nuestro podcast sobre coronavirus


Compartir