DESDE AFUERA

México-EU: un acuerdo complejo

La DEA señaló que "la mayor parte" del fentanilo distribuido "se produce en masa en fábricas secretas en México con productos químicos chinos

OPINIÓN

·
José Carreño Figueras / Desde Afuera / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Especial

La reunión que la secretaria de Seguridad Pública, Rosa Icela Rodríguez, sostendrá este jueves en Washington, será mucho más importante de lo esperado.

El momento es particularmente relevante. Hasta ahora, se esperaba una expresión de acercamiento y de aumento en la colaboración bilateral, con un compromiso mutuo de combatir el tráfico de fentanilo y de armas.

Pero la creciente retórica de políticos republicanos sobre la posibilidad de usar fuerza militar para enfrentar lo que califican como amenaza de los cárteles del narcotráfico en México, la hace urgente.

"Un gran número de republicanos prominentes se están uniendo a la idea de que para resolver la crisis del fentanilo, Estados Unidos debe bombardearla", señaló, por ejemplo, la publicación digital  especializada Politico.

No es algo nuevo, pero sí un tema que ha ido in crescendo, sobre todo, entre legisladores con miras a su reelección en 2024.  

Politico consignó que "en las últimas semanas, Donald Trump ha discutido el envío de "fuerzas especiales" y el uso de la "guerra cibernética" para atacar a los líderes de los cárteles si es reelegido y, según Rolling Stone, pidió "planes de batalla" para atacar a México", mientras los representantes (diputados) Dan Crenshaw (R-Texas) y Mike Waltz (R-Fla.) presentaron un proyecto de ley que busca la autorización para el uso de la fuerza militar para "ponernos en guerra con los cárteles". 

El senador Tom Cotton (R-Ark.) dijo que está dispuesto a enviar tropas estadounidenses a México para atacar a los capos de la droga, incluso sin el permiso mexicano; en ambas cámaras hay propuestas republicanas para definir a los mayores cárteles como organizaciones terroristas extranjeras, que los pondría a la par de Al-Qaeda o de ISIS a ojos de la inteligencia estadounidense.

Ciertamente, no todos los republicanos apoyan la medida y promueven una actitud menos beligerante. Se sabe que en círculos militares estadounidenses la idea no es bienvenida, sobre todo, en términos estratégicos: arruinaría las posibilidades de una región integrada frente a la competencia de potencias como China.

La administración de Biden y los demócratas se han pronunciado en contra y destacan la mayor colaboración entre los dos países. Mientras, la Agencia Anti-Drogas estadounidense (DEA) señaló en diciembre que "la mayor parte" del fentanilo distribuido por dos cárteles "se produce en masa en fábricas secretas en México con productos químicos provenientes principalmente de China", lo que rechaza el gobierno mexicano.

La cuestión, en todo caso, es cómo desactivar, o restar impulso a lo que ya es un alegato político-electoral y pudiera llegar a convertirse  en un problema real, y grave, en caso de que los republicanos llegaran a controlar el gobierno de EU.

La secretaria Rodríguez tiene un trabajo hecho a la medida. Y mucho dependerá de lo que logre negociar y del apoyo que tenga.

POR JOSÉ CARREÑO FIGUERAS

JOSE.CARRENO@ELHERALDODEMEXICO.COM

@CARRENOJOSE1

PAL