MEXICANOS PRIMERO

Guerrero en crisis, cómo seguir aprendiendo

Las NNA de Guerrero sufrieron un trauma, perdieron sus hogares y sus pertenencias, viven en una ciudad con un alto grado de destrucción

OPINIÓN

·
Laura Ramírez / Mexicanos Primero / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Especial

De acuerdo con UNESCO, la educación en situaciones de crisis es aquella que sucede cuando hay conflictos armados, pandemias, desastres naturales, efectos del cambio climático e inestabilidad. Actualmente en el mundo hay 127 millones de niñas, niños y adolescentes que no reciben educación por este tipo de situaciones; las causas pueden variar y la temporalidad también -no es lo mismo un país con un conflicto armado de largo alcance que el impacto provocado por un desastre natural que conlleva gran devastación en algunas horas como en el caso de los huracanes-.

En las costas de Guerrero hoy se vive una situación de esta naturaleza. La SEP ha detectado 341 planteles educativos con algún tipo de daño causado por el paso del huracán OTIS, principalmente en los municipios de Acapulco y Coyuca de Benítez, situación que afecta al menos a 214 mil 716 estudiantes de todos los niveles educativos; esto, sumado a las dificultades que afrontan las familias para garantizar los niveles mínimos de supervivencia -alimentación, vestido, agua potable- de las NNA dificulta aún más las posibilidades de asistir a la escuela. 

En Mexicanos Primero hemos mencionado que abordar la educación después de una crisis no puede ser únicamente con la reconstrucción de escuelas. Es importante destinar presupuesto para garantizar siempre la seguridad de las NNA pero no puede quedarse únicamente ahí. 

Se requiere información detallada sobre la situación de cada escuela afectada, saber cuáles sufrieron daño moderado y cuáles están en riesgo de colapso y sobre todo, cuántos NNA atiende cada una y buscar alternativas para que puedan seguir aprendiendo mientras se realizan los trabajos de reconstrucción: recordemos que aprendemos en todo tiempo y lugar, los procesos de aprendizaje no se detienen para las NNA pero como adultos sí necesitamos generar espacios seguros (en parques, centros comunitarios en escuelas que estén en buenas condiciones etc).

Las estrategias deben centrarse, principalmente, en garantizar que ninguna NNA abandone la escuela. Es común que durante los primeros días de la emergencia la educación no sea la prioridad, pero es fundamental que a la par de la reconstrucción se generen estrategias para que niñas y niños regresen a su aprendizaje y lo más pronto posible a sus escuelas porque son los espacios donde se sienten seguros, aprenden y se reconectan con sus amigas, amigos y docentes. 

También es importante centrar los esfuerzos en el acompañamiento socioemocional; las NNA de Guerrero sufrieron un trauma, perdieron sus hogares y sus pertenencias, viven en una ciudad con un alto grado de destrucción. Las niñas y los niños, sus familias y sus docentes deben estar bien para que puedan retomar, en su momento sus actividades académicas. 

Garantizar el derecho a aprender en situaciones de crisis es complejo, no es una tarea de unos días o semanas, lleva tiempo y requiere mucho esfuerzo social para poner a las NNA al centro, se trata de generar estrategias pertinentes para que la interrupción del proceso educativo sea mínimo y se pueda seguir avanzando en el mediano plazo para que nadie se quede afuera. Hoy es prioritario que cada NNA tenga alimentación, techo seguro y protección pero también hay que empezar ahora de manera coordinada entre sectores público, privado y sociedad civil a entender los retos que Guerrero atraviesa en materia educativa y a partir de ahí, reconectar con los ausentes, trabajar en la parte socioemocional y avanzar sistemáticamente para que cada NNA de Guerrero esté, aprenda y participe en la escuela. 

POR LAURA RAMÍREZ

@LAURAMI0316

DIRECTORA DE ACTIVACIÓN DE AGENTES EN MEXICANOS PRIMERO

EEZ