UNA CHAIRA EN EL HERALDO

PRIASIC WORLD: La Extinción

Aunque estaba acorralado por la Plana Jurásica mayor del tricolor, Alejandro Moreno se montó en su macho y no les permitió destituirlo

OPINIÓN

·
Fernanda Tapia / Una Chaira en El Heraldo / Opinión El Heraldo de México

Amigos y amigas, cuán diferentes reuniones las que han tenido dos partidos antagonistas: la del fin de semana pasado con MORENA, y la de hace apenas unos días, del PRI. 

Todos vimos cómo en Toluca se armó la marimorena. La crema y nata del partido de la 4T se juntó en la explanada del Teatro Morelos (sí, en pleno bastión priista), para ir marcando el territorio rumbo a las elecciones de 2023, porque, según dijeron los oradores de semejante eventazo, van “por el Estado de México y Coahuila”, ¡amén de las presidenciales de 2024! 

El propio partido guinda no le llama a esto un  “evento adelantado de campaña”, sino una “fiesta de banderazo” para llamar a la unidad y que todos caminemos juntitos rumbo al éxito. Chula esa pachanga. Ya se veían muchas pancartas, cachuchas bordadas, y hasta playeras estampadas. 

El que llevaba las más elaboradas era el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, que al parecer finalmente salió del clóset de los presidenciables. Ahí también estaban Claudia Sheinbaum y Marcelo Ebrard. Todos vaticinaron que 2024 es de Morena. 

¡Lo canijo es que se lo fueron a restregar en su cara  a los priistas allá en el Estado de México! Los discursos coincidían: “dejar de lado proyectos personales y apoyar al presidente López Obrador”.

De lo más sintomático fue que cada que mencionaban el nombre de Claudia Sheinbaum, la gente respondía con el grito de “Presidenta”. Una de las ausencias más notorias fue la de Ricardo Monreal, que por mucho que se quiere apuntar para las presidenciables, ese día mejor se fue a un homenaje en la Rotonda de los Hombres Ilustres. No sé si esto quiere decir que da por muerta su candidatura o que a lo mejor está pensando cambiar de camiseta. 

Ahora bien, la otra reunión a la que me refiero es la del PRI, con Alito, quien ya se quedó muy solito. Y aunque estaba acorralado por la Plana Jurásica mayor del PRI —Manlio Fabio, la Sauri, Beatriz Paredes, Roberto Madrazo, Claudia Ruiz Massieu—, Alito se montó en su macho y no les permitió destituirlo. 

La primera razón es porque los audios filtrados en Campeche NO ALCANZAN,  ya que lo protege la Comisión de Honor y Verdad, y para destituirlo, primero tendrían que pasar por un juicio civil. 

Y en segunda, porque, como él mismo les espetó en su face: A él lo eligieron desde las bases,  no como a todos los que le rodeaban… que habían sido designados por un Presidente de la República. 

Entonces le sugirieron que corriera a su subalterna, Carolina Viggiano (que se pronuncia VILLANO). A lo que él también se negó. Horas después salió a la luz otro audio, éste ya no grabado desde un celular, sino de un aparente micrófono colocado en la oficina de Alejandro Moreno, donde hablaba con un diputado de apellido CACIQUE. Si no les revisan los antecedentes a los futuros priistas, ¡chéquenles aunque sea los apellidos! Porque luego no niegan la cruz de su parroquia.

POR FERNANDA TAPIA
DENUNCIAS@FERNANDATAPIA.COM 
@TAPIAFERNANDA

MAAZ

Sigue leyendo:

Pocos votos, mucho bótox

Tantita madre

La luz al final del túnel