COLUMNA INVITADA

Espacio aéreo

Sin duda, el panorama de la seguridad aérea es sombrío. Expertos y responsables de su operación coinciden en que el factor principal de riesgo es el deficiente rediseño del espacio aéreo

OPINIÓN

·
Xóchitl Gálvez / Colaboradora / Opinión El Heraldo de México

En las últimas semanas se han registrado una serie de alertas en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México relacionadas con el rediseño del espacio aéreo.

Usuarios y trabajadores de aerolíneas han mencionado de varios sucesos en que los que aviones tienen que levantar el vuelo, pues cuando están a punto de aterrizar en una pista se percatan que ya está ocupada por otro avión. 

El 5 de mayo pasado, la Federación Internacional de Asociaciones de Pilotos de Líneas Aéreas (IFALPA) indicó que la operación simultánea de dos aeropuertos en la Ciudad de México ha provocado distintos incidentes relacionados con la seguridad aérea. 

Señaló que se han reportado problemas como vuelos con baja reserva de combustible por prolongados patrones de espera o desvíos para aterrizar, así como un significativo número de alertas de proximidad al terreno.

Tras esta alerta, la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT) afirmó que trabaja en garantizar la seguridad operacional para cualquier equipo, en cualquier ruta y principalmente garantizando la seguridad aérea.

En medio de esta situación, en una editorial, el periódico The Wall Street Journal indicó que las políticas aplicadas en la red de transporte aéreo en México, por parte del Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, han generado que el espacio aéreo del país sea considerado como peligroso.

Ante esta alerta, es necesario que el Gobierno Federal transparente toda la información relacionada al espacio aéreo. 

El 28 de febrero de 2019, el entonces Secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú informó que la empresa francesa NavBlue, filial de Airbus, había realizado un estudio sobre las operaciones simultáneas del Aeropuerto de Santa Lucía y el Aeropuerto Internacional Benito Juárez, y que sería la encargada de realizar un segundo estudio sobre la factibilidad para la reconfiguración del espacio aéreo en el Valle de México.

En aquel entonces, informó que dicho estudio debía entregarse en un plazo de seis meses. Sin embargo, a tres años de este anuncio, no se ha dado a conocer, incluso fue de conocimiento que su difusión fue reservada por las secretarías de la Defensa Nacional y de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes.

Sin duda, el panorama de la seguridad aérea es sombrío. Expertos y responsables de su operación coinciden en que el factor principal de riesgo es el deficiente rediseño del espacio aéreo.

Por ello, inscribí un punto de acuerdo a la Comisión Permanente para exhortar al titular de la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes y al titular de la Secretaría de la Defensa Nacional, a que informen acerca del resultado del segundo estudio sobre la factibilidad para la reconfiguración del espacio aéreo en el Valle de México, realizado por la empresa NavBlue. 

Los involucrados deben acceder a esta información, para, de ser el caso, participen en un nuevo rediseño. Sin duda, los usuarios deben tener la certeza de su seguridad.

POR XÓCHITL GÁLVEZ
SENADORA DEL PAN
@XOCHITLGALVEZ

CAR