DEFINICIONES

Extorsionadores profesionales

Algunos supuestos colectivos y organizaciones se aglutinan para conseguir dinero, favores, posiciones y prebendas

OPINIÓN

·
Manuel López San Martín / Definiciones / Opinión El Heraldo de México

El costo de romper esas inercias no es barato, pero es menos costoso que alimentarlas En México, algunos supuestos colectivos y organizaciones se han convertido en grupos profesionales de la extorsión. Recargados, a veces en una demanda que disfrazan de justa, y en ocasiones ni eso, buscan avanzar. Se aglutinan para conseguir dinero, favores, posiciones y prebendas. Hay aquellos de larga data que han profesionalizado esta práctica, como Antorcha Campesina, que incluso se ha de gobiernos municipales enteros y ha tenido acceso a jugosas bolsas, y otros que aparecen según convenga a los intereses que los mueven.

Hace casi un año, mientras avanzaba la construcción del AIFA en Santa Lucía, el general Gustavo Vallejo, encargado de la obra, me contó –y en su momento lo publicamos- de los chantajes –primero- y amenazas –después- que sufrieron en carne propia él y quienes estaban al frente del proyecto, a manos de sindicatos y organizaciones que habían vuelto un negocio altamente lucrativo tener el monopolio de los camiones de volteo que llevaban y traían materiales a la obra. “Nos querían cobrar tres veces. Ellos fijaban el precio y nos amenazaban si no aceptábamos”, me dijo. El costo de romper esas inercias no es barato, pero aun así es menos costoso que alimentarlas.

La práctica está lejos de desterrarse y adquiere nuevas modalidades, según la obra. Pero el interés de fondo es el mismo: extorsionar para tratar de ganar so pretexto de frenar o dañar un proyecto. Por supuesto pueden existir críticas genuinas a proyectos –públicos y privados- de quienes tienen conocimiento técnico y legitimidad. La conservación de la selva Lacandona es ejemplo de lo que gobiernos, organizaciones, colectivos y la comunidad han logrado. Pero la realidad es que en muchas ocasiones en cuanto aparece un proyecto, viene también el respectivo grupo de extorsión a querer lucrar.

*

Ocurre ahora en Valle de Bravo, con un proyecto que busca el desarrollo integral de la comunidad, en particular de aquellas personas que habitan en el Ejido de Cerro Gordo, a través de impulsar prosperidad en la zona.

Un pequeño grupo de interés disfrazado de ambientalista, Ecochic, que se opone, han intentado sabotear un proyecto que traería empleos -150 directos en la construcción y 200 más en la etapa de operación-, protección y recuperación de espacios verdes.

El proyecto Sttupa, es un espacio de baja densidad que busca desarrollar dos diferentes comunidades. El desarrollo Ecoturístico tiene casi 56 hectáreas, y de éstas más de 95% del terreno en conservación como reserva ambiental y preservación de fauna y flora silvestre y menos del 5% en desplantes y construcciones.

Es un proyecto, de hecho, que podría ser modelo para otros, pues es innovador y protege el medio ambiente. No solo porque contempla conservar los espacios naturales existentes –incluido lo concerniente al agua-, sino porque busca recuperar y detener los procesos de deterioro que actualmente se presentan. Esos que a la organización que se asume ambientalista no parecen haber preocupado demasiado antes.

Sttupa podría traer beneficios múltiples, pero está siendo ensuciado por intereses ajenos, mediante una sospechosa campaña que pretende, a través de mentiras frenarlo. Si no es una genuina preocupación por el medio ambiente, ¿qué buscan a cambio quienes lo torpedean?

POR MANUEL LÓPEZ SAN MARTÍN
M.LOPEZSANMARTIN@GMAIL.COM
@MLOPEZSANMARTIN

MAAZ