ANECDOTARIO

“El Rey torcido”

Las plataformas digitales ofrecen actualmente contenidos documentales que te estrujan como espectador. El de Britney, el de Allen Vs. Farrow o el no tan nuevo sobre Michael Jackson

OPINIÓN

·
Atala Sarmiento/ Anecdotario / Opinión El Heraldo de México

Esbocemos por un momento el supuesto de que Michael Jackson estuviera vivo en tiempos del #MeToo ¿Hubiera podido encarar a sus presuntas víctimas convertidas en adultos?

Las plataformas digitales ofrecen actualmente contenidos documentales que te estrujan como espectador. El de Britney, el de Allen Vs. Farrow o el no tan nuevo sobre Michael Jackson.

No había visto Leaving Neverland, el documental dirigido por Dan Reed y en el que dos hombres en sus actuales treinta y largos narran a detalle su íntima relación con el llamado Rey del Pop y cómo supuestamente abusó sexualmente de ellos a los 7 y 11 años de edad.

En 2019 cuando se dio a conocer este trabajo en el Festival de Sundance, la controversia no se hizo esperar y nuevamente se puso en duda el testimonio de Wade Robson y Jimmy Safechuck. Los defensores de Michael Jackson alegaban que las acusaciones eran falsas y tenían intenciones lucrativas.

Al poco del estreno del documental que tuvo que contarse en 4 horas, Oprah Winfrey, eterna defensora de la causa, realizó un programa especial entrevistando al director y a los dos protagonistas al que asistieron 100 invitados, todos víctimas de abuso infantil. Allí ratificaron las perturbadoras experiencias que vivieron siendo menores en el rancho de Neverland.

Entre mucho ir y venir en los años que duró el juicio contra el cantante y la realización de este documental, no han faltado las múltiples veces que se ha puesto en duda la credibilidad de las declaraciones de Wade y Jimmy, así como las de otros menores supuestamente afectados.

Pero la real intención del documental es golpear con una dolorosa verdad basada en cómo funciona la psicología de la relación enfermiza entre un abusador y su víctima y ese vínculo tan íntimo que construyen por años que hace que no se atrevan a ver ni ellos mismos cómo fueron perjudicados; por eso es que pueden confesarlo transcurridos tantos años.

Quizá haya algo de fantasía, imprecisión de fechas o lugares, o exageración de los hechos, pero también es innegable la personalidad excéntrica llevada al extremo del Rey del Pop, quiero decir, como artista ha sido el más grande, pero como persona no estaba muy en su centro. Basta ver la entrevista que le hizo Martin Bashir en 2002 en donde confiesa el abuso que sufrió a manos de su propio padre. En ella Jackson se pone orgullosamente como ejemplo enfatizando: Dicen que la víctima se convierte en victimario y eso no es verdad.

Sí, la crudeza descriptiva de lo que Wade y Jimmy vivieron en la infancia son palabras. Sin pruebas, no falta quien desconfíe. La pregunta es ¿Por qué siempre se duda de la víctima?

Jackson tuvo suerte de vivir una época en la que pudo esquivar la cárcel pero no la tumba y entonces, como siempre, la idea de un hubiera queda totalmente absurda.

POR ATALA SARMIENTO
COLUMNAS.ESCENA@HERALDODEMEXICO.COM.MX
@ATASARMI

PAL