LA CURUL CIUDADANA

Ciudadanos disidentes

Somos testigos de las votaciones que se han llevado a cabo por los partidos que apoyaron a Morena en las reformas más controversiales del gobierno

Jorgina Gaxiola / La Curul Ciudadana / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

En la pasada elección, la Alianza por México (PAN-PRI-PRD) se presentó como la verdadera oposición a la cuarta transformación. Se hizo eco y propaganda del “voto útil” para sacar a Morena de gobiernos locales y arrebatarle curules. El PRI fue el gran perdedor en estas elecciones. El PAN recuperó algunos espacios importantes. El PRD habría desaparecido si no se hubiera aliado.

Sin embargo, también nos deben preocupar las alianzas legislativas que generan una mayoría para la aprobación de otras leyes. Somos testigos de las votaciones que se han llevado a cabo por aquellos partidos que apoyaron a Morena en las reformas más controversiales del gobierno actual.

Gran parte de los diputados del PAN y PRI se unieron a la aprobación de la reforma penal para aumentar el catálogo de delitos que permiten encarcelar personas sin juicio, sin tener una sentencia que las declare culpables, y que va en contra del principio de presunción de inocencia en el que se basa nuestro sistema de justicia.

En 2020, sobre el padrón de datos biométricos, el PAN, con 63/77 votos y el PRI, con 34/48 votaron su aprobación, y aunque en el Senado la votación fue cerrada, debido a ese impulso, a partir de este año tendremos que entregar nuestros datos personales (huellas digitales, fotografía de la cara, datos detallados de nuestro domicilio) al gobierno y a las compañías de telefonía móvil cuando compremos un celular.

Sobre la militarización de la Guardia Nacional, la votaron 42/47 diputados del PRI, permitiendo el avance del poder de los militares en nuestro país, alejándonos de la capacitación y formación de policías cada vez más, para continuar con la guerra contra el crimen organizado.

Senadores del PAN y PRI ayudaron con sus votos a la aprobación de la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial, permitiendo la ampliación del mandato del ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, sin una exposición de motivos que justifique la extirpación de la facultad constitucional del Pleno para elegirlo/a cada cuatro años.

Esto facilita el camino para que el Presidente de México quisiera extender su propio mandato.

¿Qué le dice todo esto, estimado lector?

A través del uso del celular, junto con nuestros datos personales y biométricos, estaremos más vigilados que nunca en nuestra vida privada.

Quienes no estén de acuerdo con el desempeño del Presidente serán presas fáciles.

La Guardia Nacional y los militares son cada vez más poderosos, y argumentando razones de seguridad, podrían no sólo detenernos y encarcelarnos sin juicio, también podrían legitimar mediante la amenaza, la reelección del Presidente después de 2024.

Todo lo anterior lo han votado el PAN y el PRI.

En este gobierno, los disidentes somos los ciudadanos.

Es cuánto.

POR JORGINA GAXIOLA
INTERNACIONALISTA 
@JORGINA_GAXIOLA

DZA