ACÁ ENTRE NOS

La ciudad de las mujeres

Si hoy fueran las elecciones, las mujeres se quedarían a cargo de seis de las 16 alcaldías de la CDMX

OPINIÓN

·

Si las elecciones fueran el día de hoy, las mujeres ocuparían, por primera vez, el 37.5 por ciento del total de las alcaldías en la Ciudad de México, es decir, ellas se quedarían a cargo de seis de las 16 demarcaciones territoriales.

En el 2018 fueron cuatro mujeres las que ganaron los gobiernos de Alvaro Obregón, Iztapalapa, Magdalena Contreras y Tlalpan, de tal forma que, de acuerdo a las encuestas publicadas este día en las páginas del El Heraldo de México, las alcaldías que podrían repetir con una mujer al frente son:  Tlalpan, e Iztapalapa y se sumarían Cuauhtémoc, Venustiano Carranza, Milpa Alta y Tláhuac.

Esto significa que de los nueve millones 209 mil 944 habitantes de la Ciudad de México -de acuerdo al último CENSO del INEGI en el 2020-, poco más de cuatro millones estarán gobernados por mujeres, es decir más del 44  por ciento.

La participación de las mujeres en la vida política de cualquier pais, estado o municipio es escencial para darles nuevos enfoques a los proyectos que beneficien a la sociedad en su conjunto, pero sobre todo que se lleven a cabo acciones afirmativas en pro de las mujeres, niñas y niños con la finaldad de llegar a la igualdad por la que se lucha.

Es de suma importancia que cada vez haya más mujeres en estos espacios de poder. La Ciudad de México es el punto de encuentro de los Poderes de la Unión, el lugar en donde se ha alzado la voz decenas de veces para que se les reconozca y se les asigne el lugar que por derecho les corresponde.

Desde el inicio del siglo XXI a la fecha, el momento en el que más representación habían tenido las mujeres en las entonces jefaturas delegacionales, fue durante el periodo 2000 al 2003 al encabezar seis demarcaciones: Azcapotzalco con Margarita Saldaña; Coyoacán, con María de Lourdes Rojo; Cuauhtémoc, con Dolores Padierna; Iztacalco, con María Elena Tapia; Milpa Alta, con María Guadalupe Chavira y Venustiano Carranza, con Guadalupe Morales.

Y del 2009 al 2012 ninguna mujer encabezó alguna delegación en el entonces Distrito Federal.

Es por eso que la elección del próximo 6 de junio, además de ser histórica por el numero de cargos que se votarán en el país, las mujeres seguirán haciendo historia en su participación en los cargos de representación popular, así como las que serán electas.

El acceso de las mujeres al ejercicio del poder y a los espacios de toma de decisión constituye el uso de derechos civiles y políticos que se plantean a nivel internacional y nacional.

Si bien, existen avances legislativos que fomentan el respeto, protección, promoción y garantía de la participación política de las mujeres bajo los principios de igualdad y no discriminación, aún falta mucho por hacer para erradicar la violencia política y que esto sea lo normal.

Sin duda, la participación política de las mujeres ha enfrentado una serie de comportamientos dirigidos a delimitar y frenar el goce de este derecho. Actos de violencia y acoso han ocurrido para que las mujeres renuncien a ser candidatas o a un cargo político, lo cual ha generado preocupación en organismos internacionales, organizaciones de la sociedad civil y movimientos de mujeres.

Actualmente, en la nueva agenda mundial 2030, el Quinto Objetivo de Desarrollo Sostenible tiene entre sus metas “Velar por la participación plena y efectiva de las mujeres y la igualdad de oportunidades de liderazgo a todos los niveles de la adopción de decisiones en la vida política, económica y pública”.

Si se confirman las tendencias el próximo 6 de junio, nos encaminamos a una sociedad más representativa de los espacios que deben ocupar las mujeres en los puestos de poder, sin embargo, es necesario continuar la lucha hasta que ellas tengan en política el sitio que les corresponde de las candidaturas sin que sea considera una concesión.

POR SOFÍA GARCÍA
@SOFIGARCIAMX

OVH