Es que no somos iguales

Tiene razón la autocracia de la 4T. No son iguales, son peores

Es que no somos iguales
Verónica Malo Guzmán / Tres En Raya / Opinión El Heraldo de México

Tiene razón la autocracia de la 4T. No son iguales, son peores. Han sublimado la figura de las “juanitas” y en la encuesta de Morena para seleccionar a la abanderada a la gubernatura de Guerrero encumbran a la hija de Félix Salgado Macedonio.

Lejos queda el discurso de López Obrador contra el nepotismo. En el partido en el poder, puestos, roles y candidaturas se heredan.

Los mismos morenistas de cepa originarios de tan bélico estado, deben estar anonadados ante el atropello que se viene. ¿Qué ha hecho Evelyn Salgado por su partido además de “ser hija de papi”? Ingenuo creer que será ella quien gobierne y no solamente una marioneta de su padre. O que en un futuro pida licencia y sea su progenitor el que tome el control de la gubernatura como en una moderna y mal ejecutada monarquía republicana.

Poco importa si en lugar de Evelyn queda Néstora Salgado, aunque podemos tener la seguridad de que ella no se dejará gobernar tan fácilmente por el clan de Félix Salgado ni por el remedo de dictador que habita Palacio Nacional. Eso sí, servirá para cubrir el batidillo dejado por el primero y será utilizada —lo que resulta más triste— para solapar a un presunto violador. Total, ya qué más da. De Nestora se sospecha la lindura de ser secuestradora.

La podredumbre no desaparece, tan solo se maquilla, se continúa culpando a quienes cumplen con su obligación constitucional y en el proceso quedan muestras inequívocas del poco respeto que tiene el régimen actual tanto de la ley como hacia el pueblo que tanto dice defender.

No para ahí. Un candidato por Morena en Michoacán es un narcotraficante buscado por la DEA. ¿Quién ha alzado la voz?, ¿quién del partido de la “honestidad valiente” ha pedido su destitución? Nadie. Sigue en campaña. En dicho instituto político pretenden que sea él quien gobierne desde el voto popular amenazado por el uso de las armas. Increíble.

Prometieron ser diferentes, pero se tiene que la FEPADE simplemente no entrega al INE la información sobre Pío López Obrador, hermano de YSQ. En un acto de absoluto cinismo, clasifica el expediente como de “substanciación” y para el cual aplica “el secreto ministerial”.

Se ha derrumbado otro de los mitos sustentadores de la 4T: “Solo respondo por mi hijo Jesús Ernesto, por nadie más de mi familia”. O tal vez su entendimiento de “solo respondo” es que los demás de la administración federal guarden un sepulcral y malintencionado silencio ante la contundente evidencia de los videos donde el hermanísimo Pío recibe dinero ilícito para Regeneración Nacional.

Por supuesto, lo anterior tampoco fue obstáculo para que el parque de béisbol, donde juega el equipo del cual es dueño este señor, recibiera como regalo por parte de los contribuyentes mexicanos la nada despreciable cifra de 80 millones de pesos para “renovaciones”.

El único mérito: ser el deporte adoración del dictador. No son iguales, son peores, porque ante cada demostración de sus yerros y faltas, en lugar de desandar el camino y procurar construir un mejor país para todos, solo saben culpar al pasado, gritar “complot” y dinamitar las instancias autónomas que sirven de contrapeso a quienes buscan eternizarse en el poder.

No son iguales, donde su estafa maestra ha superado a la peñista; donde el número de muertos por violencia y por falta de medicamentos sigue aumentando. Donde los desempleados no tienen ninguna esperanza de volver a encontrar trabajo porque la 4T prefiere quemar el dinero en Pemex, en lugar de paliar las necesidades de cientos de miles de familias.

El tirano que tenemos por presidente sigue en su perorata “no son iguales”, y tienen razón. Abrevaron en lo peor del pasado para producir un gobierno dictatorial y sin una sola propuesta adecuada.

Por VERÓNICA MALO
VERONICAMALOGUZMAN@GMAIL.COM

maaz


Compartir