México, Reino Unido y el TIPAT

Tras su salida de la Unión Europea, el gobierno británico busca nuevos espacios de inversión y otros mercados para sus servicios y productos 

México, Reino Unido y el TIPAT
Adolfo Laborde/ La Nao de China/ Opinión El Heraldo de México

El pasado lunes, Reino Unido anunció formalmente su intención de adherirse al Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (TIPAT, 2018) compuesto por Canadá, Australia, Vietnam, Singapur, Brunei, Nueva Zelanda, Japón, Perú, Chile, Malasia y México.

La Secretaría de Economía de México manifestó que el TIPAT es un tratado abierto a cualquier nación que acepte sus principios y esté dispuesta a cumplir con sus altos estándares: “una vez que Reino Unido ha solicitado su adhesión formal, las partes deberán discutir si inician un proceso de accesión con dicha economía y de ser el caso, la comisión creará un grupo de trabajo para negociar la adhesión de Reino Unido al tratado”.

Detrás del paso estratégico de Reino Unido se encuentran factores a considerar para entender las mega-tendencias en materia económica y comercial en los siguientes años. 

Primero. Tras salir de la Unión Europea (UE), el 31 de diciembre de 2020, el gobierno británico busca nuevos espacios de inversión y otros mercados para sus servicios y productos. En especial, necesita plataformas competitivas para enfrentar los retos geo-económicos de los próximos años y el TIPAT es algo más ambicioso  que un Tratado de Libre Comercio (TLC) en términos de encadenamientos globales y proveeduría internacional. Australia y Nueva Zelanda podrían fungir como dos catalizadores, pero hay otros dos actores que replantean la estrategia comercial mundial de los británicos: México y Japón, que podrían ser trampolines en Norteamérica y Asia respectivamente. Por su importancia geográfica, ambos países serían perfectos socios comerciales en el contexto de TIPAT y ayudarían a contrarrestar los posibles efectos negativos del Brexit para la economía británica. 

Segundo. Indonesia, Corea del Sur, Filipinas, Taiwán, Tailandia y Colombia también desean acceder al TIPAT, en una tendencia que marcará las políticas comerciales de muchos países. Japón es un ejemplo claro del porqué; en la segunda mitad del siglo XX estableció una política activa de promoción de inversiones y de exportaciones en Asia, y eso explica porque apoya el ingreso de Tailandia al TIPAT: tiene una considerable Inversión Extranjera Directa (IED), especialmente en el sector automotriz.

En el caso de Corea del Sur, su ingreso al TIPAT cumpliría un objetivo buscado por años, es decir, entrar al mercado mexicano en vísperas de tener acceso al T-MEC vía las preferencias o desgravación arancelaria producto del mismo TIPAT. Las estrategias de Indonesia, Filipinas, Taiwán y Colombia no están muy alejadas de esto. Así, el anuncio de Reino Unido habla de lo que observaremos los siguientes años: la conformación de mega-bloques económicos de segunda o tercera generación cuyos miembros no se limitarán a simples TLC´s, sino a maximizar ventajas competitivas y de geolocalización, a través de encadenamientos productivos y la facilitación de la inversión, según sea el caso. 

POR ADOLFO LABORDE
COLABORADOR
* ANALISTA INTERNACIONAL

MAVR


Compartir