Indicios optimistas para un panorama sombrío

El Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó hace unos días que la economía mexicana tendrá una recuperación del 4 % para este año

Indicios optimistas para un panorama sombrío
Javier Garcia Bejos / Columna Invitada / Opinión El Heraldo de México

En los últimos meses las noticias negativas se suceden una tras otra. Si uno mira las noticas y lee diarios o portales informativos, es muy poco el espacio en el que uno puede darse tregua y respirar un poco frente a toda esa avalancha de historias poco alentadoras.

Sin duda uno de los aspectos que más nos ocupa y preocupa en este inicio de año tiene que ver con la economía, que ha sido duramente golpeada por la crisis sanitaria que estamos atravesando. Nuestro país, como muchos otros en el mundo, intenta, con las herramientas que tiene a la mano sortear esta situación.

Pese a que los últimos reportes e incluso las estimaciones económicas para este año no son muy alentadores, hay algunos indicadores que nos arrojan un poco de luz al final del túnel.

Por ejemplo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó hace unos días que la economía mexicana tendrá una recuperación del 4% para este año. Estas estimaciones se basan en las proyecciones para Estados Unidos y aparecen en el reporte Perspectivas Económicas Mundiales. En ese sentido, la misma institución espera que la economía mundial crezca 5.5 % en este año.

De igual manera, el INEGI publicó recientemente que los Indicadores cíclicos muestran una modesta, pero alentadora recuperación, estos son los datos que recién acaba de publicar el instituto:

En noviembre pasado, el Indicador Coincidente registró su sexto mes de crecimiento, con un aumento de 0.47 puntos respecto a octubre, con lo cual se colocó en 97.5 puntos, aún por debajo de su tendencia de largo plazo, pero en su mayor nivel desde marzo del 2020, cuando el confinamiento y cierre temporal de negocios por el Covid-19 empezó en México.

Dentro de este indicador, cuatro de sus seis componentes registraron incrementos mensuales. Aquí destacó el Índice de Ingresos por Suministro de Bienes y Servicios al por menor, que registró el mayor avance con 0.83 puntos, además de revertir la disminución que mostró en el mes previo.

En contraparte, la Tasa de Desocupación Urbana disminuyó 0.18 puntos en noviembre, hilando así dos meses a la baja, mientras que los Asegurados Trabajadores Permanentes en el IMSS disminuyeron en 0.05 puntos.

Si bien estos resultados y estimaciones no son para celebrar, por lo menos arrojan un poco de optimismo en estos días aciagos. En ese sentido, es necesario que la colaboración entre la actual administración y la iniciativa privada establezcan, más allá de planes, anuncios y buena voluntad, un plan para enfrentar que apele más a la imaginación que a la ortodoxia.

La buena salud que se augura para la economía estadounidense debe ser un indicador y un imperante para hacer las cosas bien, para llevar a cabo políticas económicas inteligentes, que incentiven la inversión, la generación de empleo y que den certidumbre a los mercados. Nuestra economía está dando señales de recuperación, que no sea esta una oportunidad pérdida.

 

POR JAVIER GARCÍA BEJOS
@JGARCIABEJOS 
lctl


Compartir