Educación mixta o aprendizaje híbrido

Lo que ahora necesitamos y exigimos es una iniciativa que abra nuevos espacios didácticos para fomentar el aprendizaje autónomo, un modelo hibrido de aprendizaje escolar

Educación mixta o aprendizaje híbrido
Fernando Ruiz / Columna Invitada / Opinión El Heraldo de México

México ha realizado un enorme esfuerzo para hacer disponible la educación a distancia, pero es insuficiente. El formato actual no se adapta a las condiciones e intereses de todas las niñas, niños y Jóvenes (NNJ).

La crisis sanitaria se ha intensificado y la reapertura de escuelas enfrenta un panorama difícil ante el miedo y la desconfianza de las familias en las decisiones de las autoridades sanitarias y educativas. Aunque todavía no contamos con información oficial sobre la magnitud del abandono escolar y de las brechas de aprendizaje, tarde o temprano tendremos que enfrentar el enorme reto de recuperar lo perdido.

Aunque una gran cantidad de docentes han logrado innovar sus clases, otros han trasladado las prácticas de enseñanza tradicionales a las clases a distancia. Las encuestas han reflejado la crisis al identificar un porcentaje significativo de NNJ que no se conectan, no participan, apagan las cámaras o no asumen una escucha activa. Sólo aquellos docentes que están innovando están logrando una mayor tasa de atracción entre sus alumnos.

Para 2021, la Secretaría de Educación Pública anunció el impulso de la educación mixta en entidades con semáforo verde. No queda claro qué implicaciones tiene la decisión pero al parecer se refieren sólo a la combinación de clases presenciales y televisivas. El reto que pronto tendremos enfrente no va ser superado repitiendo las inercias del pasado. Las encuestas realizadas por MejorEdu y SIPINNA el año pasado muestran que ni las clases en línea ni las televisivas son atractivas para NNJ.

Lo que ahora necesitamos y exigimos es una iniciativa que abra nuevos espacios didácticos para fomentar el aprendizaje autónomo, un modelo hibrido de aprendizaje escolar. Aunque se pasa por la combinación de clases virtuales y presenciales va más allá de un mayor o menor porcentaje de clases online sino de un nuevo manejo pedagógico para secuenciar actividades diferenciadas que permitan un aprendizaje coherente.

El componente digital del modelo hibrido abre un mundo de oportunidades para el aprendizaje si logramos reorganizar el trabajo de los colectivos docentes y la dinámica escolar con las necesidades de las familias y NNJ. Ahora es posible conducir los aprendizajes en casa con apoyo de materiales de lectura, videos y ejercicios en línea, y brindar facilidades para que los alumnos
puedan avanzar a su propio ritmo el contenido del plan de estudio (flexible). También puede facilitar la ampliación de las horas de estudio o su redistribución semanal, a fin de incluir encuentros personales con compañeros de clase y/o maestros además de las actividades en su casa.

La organización del tiempo escolar debe cambiar para ajustarse a las necesidades de los alumnos.

Esto implicará mejorar el trabajo colaborativo dentro de la escuela para lograr el diseño pedagógico de las actividades para el aprendizaje. Las clases virtuales pueden ahora ser planeadas para que ofrezcan una nueva dinámica a los alumnos y potencie las capacidades de la escuela. No podemos seguir haciendo lo mismo y esperar resultados diferentes; es hora de hacer realidad la
promesa de esta administración y crear una nueva escuela mexicana.

POR FERNANDO RUIZ
DIRECTOR DE INVESTIGACIÓN EN MEXICANOS PRIMERO
@FRUIZ_RUIZ
BGM


Compartir