NOTAS SIN PAUTA

Nxivm, caso pendiente en la UIF

Hace justo un año, el entonces titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Santiago Nieto Castillo, abrió una investigación

OPINIÓN

·
Arturo Rodríguez García / Notas sin Pauta / Opinión El Heraldo de México

Hace justo un año, el entonces titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Santiago Nieto Castillo, abrió una investigación por los millonarios montos de dinero que de México salían a Estados Unidos para financiar Nxivm, la “secta” liderada por Keith Raniere.

El caso de Nxivm es el mayor escándalo internacional protagonizado por un puñado de juniors mexicanos que sirvieron a Raniere, procesado en Estados Unidos por explotación sexual y otras conductas criminales. La vertiente financiera es la principal, si no es que la única, investigable en México.

Historia conocida: como programa de coaching o superación personal, Nxivm tuvo una clientela destacadamente mexicana procedente de los siempre cercanos ámbitos político, empresarial y artístico. Emiliano Salinas Occeli, hijo del expresidente Carlos Salinas de Gortari, operó durante años la empresa Programa de Éxito Ejecutivo (ESP, por sus siglas en inglés) una especie de franquicia de Nxivm en México, cuya sede se ubicaba en un discreto inmueble de las Lomas de Chapultepec, muy cerca de la avenida Reforma y el Periférico.

Por su sala de conferencias, decorada con los cordones de cada nivel al que se podía acceder por un monto cada vez más grande, pasaron personalidades de diferentes partidos políticos y dinastías empresariales. Emiliano Salinas era socio en ESP con Alejandro Betancourt, ambos también socios en Prorsus Capital, una empresa de fondos de inversión bajo la que se agrupa la firma MoneyBack, beneficiaria de una concesión de Hacienda para devoluciones de impuestos a turistas internacionales justificada en evitar la doble tributación.

ESP operó además de la Ciudad de México en Guadalajara, Guanajuato y Monterrey, reclutando perfiles de familias poderosas, de manera destacada por la notoriedad de sus padres, las y los procedentes de los clanes presidenciales.

Hasta ahora sólo hay un estimado que fija en unos 50 millones de dólares anuales lo que ingresaba ESP por sus cursos, pero la investigación de la justicia estadunidense registró el envío de carretadas de dinero en efectivo desde Monterrey, Nuevo León hasta Albany, Nueva York, en viajes por tierra, que serían más difíciles de rastrear.

Tanto por las transferencias dentro del sistema financiero como por los presuntos envíos en efectivo, es que la UIF entró al asunto en 2020, dos años después de que Raniere fuera detenido en Puerto Vallarta, Jalisco, y recién había sido sentenciado en la corte neoyorkina.

Las atrocidades conocidas el año pasado durante el juicio de Raniere en Nueva York y que le merecieron una condena de 120 años de prisión, incluyeron como aspecto más retorcido el reclutamiento de un grupo de elite en 2015, destinado según se decía al momento de enganchar víctimas al empoderamiento de mujeres pero que en realidad sirvió como un harén new age donde las víctimas eran marcadas con un hierro incandescente.

Es ese grupo elite derivado de Nxivm, conocido como DOS, en el que se tiene acreditada la participación de varias mexicanas, tanto víctimas como coconspiradora.

En este asunto, Nieto Castillo, no la tenía fácil… Y es que miembros destacados de la muy austera 4T, empezando por el dirigente de Morena, Mario Delgado, tomaron los cursos de ESP, cuyo costo inicial rondaba los mil 500 dólares… y hubo quienes directamente se fueron a “capacitar” con Raniere a Estados Unidos, como la fallida candidata morenista en Nuevo León, Clara Luz Flores Carrales… hasta donde se sabe.

No hubo manera de limpiar la imagen de Flores Carrales, como si lo logró en su deslinde Mario Delgado, o inclusive, la cónyuge de Emiliano Salinas, la actriz Ludwika Paleta, que desde entonces inició una estrategia de reposicionamiento en redes sociales e incrementó su participación en diferentes producciones cinematográficas.

Hay también descendientes de familias poderosas por poseer medios de comunicación, una historia larga de contar y propicia para posterior entrega. Empero, basta observar que en medio de tantos intereses cruzados y sus estrategias de free washing, por este y otros numerosos casos, Nieto Castillo quedó fuera.

La cobertura de su boda en Antigua, Guatemala, el pasado 6 de noviembre, fue para el presidente López Obrador un asunto “escandaloso porque revive la ostentación y el derroche del período neoliberal”.

Agotar las líneas de investigación sobre el financiamiento mexicano a Nxivm, e inclusive sobre el origen de los montos para inmuebles, queda ahora en manos de Pablo Gómez Álvarez, el nuevo titular de la UIF, quizás como el asunto de la elite neoliberal y sus sucesiones parcialmente incrustadas en la 4T, que pone a prueba su entereza, o bien, que permitirá medir si con los precedentes mencionados le tiembla la mano.

POR ARTURO RODRÍGUEZ GARCÍA

COLABORADOR HERALDO RADIO

@ARTURO_RDGZ

MAAZ