AL MANDO

Capitalismo consciente, nuevo paradigma

Busca generar un cambio de mentalidad para que las compañías operen bajo un propósito superior, para responder al nuevo modelo de la sociedad

OPINIÓN

·
Jaime Núñez / Al Mando / Opinión El Heraldo de México

Una de las grandes lecciones que nos ha dejado la pandemia es que las organizaciones que privilegiaron sus utilidades sobre el bienestar de sus trabajadores; fueron las que resultaron más afectadas en su reputación y, consecuentemente, en sus resultados de operación. Los consumidores, proveedores, accionistas y demás públicos de interés de una compañía ponen cada vez más atención a aspectos relacionados con el propósito empresarial, la ética, responsabilidad, flexibilidad y el cuidado que los empresarios ponen para que sus colaboradores crezcan y se beneficien al mismo ritmo que el negocio.

La pandemia nos volvió a mostrar que el viejo enfoque del capitalismo feroz ya está caduco. Se acabaron los tiempos en que las empresas únicamente nacían para generar ingresos y hacer crecer los bonos de sus accionistas, comenta Raúl Romero, fundador de Capitalismo Consciente Capítulo México, quien desde 2017, lidera esta nueva filosofía para hacer negocios y que nació en 2007 por Raj Sisodia, profesor del Instituto Bajaj Jamnalal de Estudios de Gestión en Mumbai.

El Capitalismo Consciente busca generar un cambio de mentalidad a fin de que las compañías operen bajo un propósito superior con el que puedan responder al nuevo paradigma que vive nuestra sociedad y asegurar su sobrevivencia en el tiempo. En México, ya son más de 100 empresas que se unen a esta nueva manera de hacer negocios y Andrés Fabre, presidente del movimiento, estima que para 2030 serán más de mil.

Ante ello, la próxima semana se realizará el Primer Encuentro de Capitalismo Consciente, que reunirá a 30 grandes empresarios de México con la finalidad de establecer la primera agenda de negocios conscientes en el país. En estos días, se generará un diálogo a fin de definir las nuevas prácticas empresariales bajo cuatro pilares principales: propósito elevado, cultura y gestión conscientes, integración de la cadena de valor y liderazgo consciente

EN EL OJO DEL HURACÁN

Hace unos días le platicábamos del escándalo que se presenta entre los socios de Bursamétrica, de Roberto Guzmán. No es para menos, la misma Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) de Jesús de la Fuente, investiga a esta casa de bolsa por algunos movimientos que podrían afectar a los inversionistas que confiaron en la institución. Además, existen movimientos sospechosos que podrían implicar un escándalo mayor, aunque por el momento se comienza a documentar el tema entre las autoridades de Hacienda al mando de Rogelio Ramírez de la O. Incluso, se habla de verificar con la ayuda de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), del recién nombrado Pablo Gómez, las inversiones y capital que dispone Roberto Guzmán, cabeza de Bursamétrica y sus nexos con el equipo de cabildeo de ex funcionarios del sexenio de Enrique Peña Nieto, quienes intentan con sus influencias arreglar los problemas ante las autoridades y ante su socio Ernesto O’Farril.

POR JAIME NÚÑEZ
JAIME_NP@YAHOO.COM
@JANUPI

MAAZ