CRUZ Y GRAMA

Los ediles presentables: Dos entrantes (2/3)

En la primera ciudad, Chihuahua, está al frente Marco Bonilla; en la segunda, Querétaro, el presidente municipal es Luis Nava

OPINIÓN

·
Hugo Corzo / Cruz y Grama / Opinión El Heraldo de México

Chihuahua y Querétaro renovaron sus alcaldías apenas hace unas semanas. Ambas capitales, son gobernadas por el PAN. En la primera, está al frente Marco Bonilla ex diputado y gente cercana a la gobernadora Maru Campos, quien acaba de llegar al municipio que, justamente, dejó la lideresa panista del norte.

Y en la segunda ciudad, el presidente municipal es Luis Nava, quien está iniciando su segundo trienio y también goza de una estrecha y productiva relación con el gobernador Mauricio Kuri, lo que seguirá beneficiando a los queretanos de la capital, por la coordinación y sinergia que ya experimentaban desde la era de Pancho Domínguez, el mandatario saliente.

Maru, en el primer caso, dejó el municipio sin deuda y algo más, tan bueno como eso: a la Tesorera que logró la disciplina financiera que puso a Chihuahua capital como uno de los tres municipios sin deuda en el país, Amanda Córdova. La funcionaria repite –por tercera vez– en el cargo y ha conseguido tener, pese a la estrechez financiera que están recibiendo las alcaldías de parte del gobierno federal, un techo de endeudamiento de 420 millones de pesos.

Son recursos que saben más que a oxígeno –en estos tiempos donde este elemento se ha valorado más que el oro en la retórica– al alcalde Bonilla, quien ha demostrado un ritmo que no se va a ceñir a lo que aparentemente le permitan los recursos de la hacienda municipal. Va por más.

Gran noticia es, por ejemplo, poder revelar que está a un tris de ser el primer municipio que consiga el PEFA para fondos internacionales –vía el FMI– y fondeo de un banco binacional, con lo cual incrementará las posibilidades de crear infraestructura de primera necesidad para los chihuahuenses.

Ejemplo: un nuevo relleno sanitario, toda vez que el actual está por cumplir su vida útil. El proyecto es, además de urgente, ambiental y sustentable, pues en unos años producirá la energía suficiente para alimentar las también nuevas lámparas de led que estarán iluminando las calles y contribuyendo a la imagen urbana y la seguridad del municipio. En suma, la salud financiera, la eficiencia en el gasto y la visión del boyante alcalde, van al alza.

PRUEBA DE FUEGO

En el centro del país, el otro alcalde presentable –en el océano de impresentables que hay– es Luis Nava. El fin de semana pasado fue muy movido en su localidad, la capital de Querétaro.

El viernes apenas fue el cambio de gobierno, y al día siguiente y durante todo el fin de semana, a Nava le tocó enfrentar su prueba de fuego: las torrenciales lluvias. Se subrayó que el alcalde, que inicia su segundo periodo, demostró que lleva ya tres años aceitando la gestión de emergencias, una las responsabilidades de los munícipes.

Mostró capacidades de atención desde las primeras horas del 1 de octubre y se le notó cercanía con la gente. La clave, bien se sabe, es que suma tres años liderando a su equipo, y la amplia coordinación que tiene con el recién llegado gobernador Kuri.

SOPA DE LETRAS

Se comienza a respirar tranquilidad financiera en el estado de Chihuahua. Asesorada por dos panistas que estuvieron en la palestra en el sexenio calderonista, la gobernadora Maru Campos logró bajar la tasa de interés de la deuda de corto plazo y en estos primeros 30 días quedó reestructurada a la mitad, prácticamente. El logro bien vale un ¡ay, Chihuahua!

Por cierto, agradable ver que volvió a salir a sus desayunos de los martes, en La Casona de Chihuahua, don Antonio del Río, aquel priista que fue alcalde de la capital y quien, de visita de trabajo el 19 de septiembre en el Hotel Regis del entonces DF, libró la tragedia del terremoto de milagro, al salirse a fumar. A él, el tabaquismo, irónicamente, le salvó la vida. Eso es stamina.

POR HUGO CORZO
HUGO@ELHERALDODEMEXICO.COM
@HUGO_CORZO

PAL