La implosión de Estados Unidos

Los demócratas presentaron el artículo de “incitación a la insurrección”, para iniciar un juicio político contra Trump

La implosión de Estados Unidos
Lila Abed/ Colaboradora/ Opinión El Heraldo de México

El asalto al Capitolio orquestado por el presidente estadounidense marca uno de los momentos más peligrosos en la historia del país. Fue la culminación de una presidencia que se dedicó a gobernar con un discurso de odio, división, miedo, resentimiento y mentiras. El mundo fue testigo de la implosión de una de las democracias más estables y reconocidas en manos de un líder populista y antidemocrático dispuesto a hacer todo lo necesario para mantenerse en el poder. Vimos cómo la polarización y el racismo lograron poner en riesgo la transición pacífica del poder y al sistema democrático de Estados Unidos. 

En estos momentos, recae la responsabilidad en el Congreso de castigar con todo el peso de la ley al presidente. La estrategia de los demócratas, acompañados de una cantidad importante de republicanos, es sentar un precedente para que ningún mandatario pueda repetir un acto semejante. La vocera de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, ha instado al vicepresidente Mike Pence a que invoque la 25ª Enmienda para que el gabinete destituya a Trump. Se requeriría de una mayoría del gabinete, más el apoyo de Pence para inhabilitar al presidente de su cargo. 

Todo indica que la 25ª Enmienda no va a ser invocada. A pesar de que muchos de los republicanos de cepa condenan las acciones de Trump, el partido republicano tendrá que lidiar con una base electoral fiel a la figura del presidente. Por eso, los demócratas ayer presentaron el artículo de “incitación a la insurrección”, el cual esta basado en la 14ª Enmienda, para iniciar un juicio político en contra de Trump. Sería el segundo juicio político que enfrentaría el mandatario en cuarto años y tendría que ser acusado por una mayoría simple en la Cámara de Representantes y por una mayoría calificada en el Senado para ser enjuiciado. Debido a que los dos escaños senatoriales que ganaron los demócratas en Georgia no tomarán protesta hasta la próxima semana y sumado a que Kamala Harris no tiene el voto de desempate hasta después del 20 de enero, es probable que Trump quede absuelto por una mayoría republicana en la Cámara alta, ya que será difícil que los demócratas logren convencer a 17 senadores republicanos a que voten para enjuiciarlo. 

Y aquí hay otro asunto de por medio. Los demócratas buscan la manera de destituir al presidente por varias alternativas para retrasar la necesidad de iniciar un juicio político por una razón: el juicio político puede tardarse semanas para agotarse en el Senado y las reglas de “impeachment” en esta Cámara señalan que a menos que el Senado ordene otra cosa, debe de sesionar todos los días, excepto domingo, para considerar solamente el juicio hasta su conclusión. Es decir, el Senado estaría envuelto en el juicio durante semanas, por lo cual no podría confirmar las nominaciones del gabinete de Joe Biden. Si de por sí la transición fue turbulenta, lo que menos quiere el próximo presidente es empezar su mandato con vacantes en secretarías de suma importancia para la seguridad nacional del país.

Es una decisión muy delicada la que tienen los demócratas: dejar un precedente condenando a Trump para eliminar sus aspiraciones políticas a futuro, sin entorpecer el comienzo del próximo presidente. 

POR LILA ABED
POLITÓLOGA E INTERNACIONALISTA
@LILAABED


Compartir