El problema está en el IMSS

Las empresas de outsourcing existen para manejo del personal y cumplimiento de las obligaciones patronales ante el Estado

El problema está en el IMSS
Carlos Mota/ Un Montón de Plata/ Opinión El Heraldo de México

Todo el problema de la subcontratación o outsourcing tiene un origen: el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Si el alta y la baja de un trabajador en esa institución que encabeza Zoé Robledo no fuesen tan burocráticas ni complicadas, no se habría creado una industria entera. El problema es muy simple: las empresas de outsourcing existen para el manejo del personal y para el cumplimiento de las obligaciones patronales ante el Estado.

Pero, en este debate detonado por el presidente Andrés Manuel López Obrador y la secretaria Luisa María Alcalde nadie ha cuestionado el fondo del problema: la burocracia del IMSS.

Y la negociación de estos días para flexibilizar la iniciativa presentada por el Ejecutivo sólo avanzará si los empresarios detectan que para las empresas será tan fácil dar de alta de un trabajador como retirar efectivo de un cajero automático.

En el IMSS persisten montones de requisitos que requieren verdaderos especialistas laborales. Un ejemplo: cualquier empresa que quiera dar de alta a un trabajador, así sea pequeña, debe presentar un “croquis de localización del domicilio del centro de trabajo, en original”, así como un “Poder Notarial para actos de dominio, de administración o poder especial en donde se especifique que puede realizar toda clase de trámites y firmar documentos ante el IMSS”, entre otros requisitos.

A lo anterior hay que añadir la ley laboral, y las causales para despedir a un trabajador. Los litigios por despidos injustificados son un fuerte inhibidor para que una pequeña empresa contrate directamente empleados. Todos sabemos que los patrones enfrentan calvarios con estos litigios, a pesar de que el debate políticamente correcto inclina generalmente la balanza en favor de los argumentos del trabajador.

El Instituto Lituano de Libre Mercado elabora un índice de flexibilidad laboral entre las economías de la OCDE y la Unión Europea. De 41 países clasificados, México ocupa un lugar de horror, el 39. El país más flexible del mundo es Estados Unidos, donde para todos es posible contratar o despedir a alguien en un instante, sin rollos. Esta flexibilidad le otorga una competitividad sin paralelo a esa economía.

La tutela excesiva del Estado al trabajador, originalmente diseñada para preservar sus derechos, generó un exceso de burocracias que restaron competitividad a la economía mexicana, originando toda una industria que hoy al Presidente le parece corrupta. Pero
que la elimine o la reduzca sólo será factible si el IMSS disminuye al mínimo sus exigencias para contrataciones y despidos.

CAXXOR Y MZT

Ayer se reveló la alianza entre el fondo Caxxor Group, de Carlos Ortiz; y MZT Aerospace Park, de Lino Suárez y Víctor García, para sumar al aeropuerto de carga que está desarrollado esta última a ese magno fondo de inversión.

POR CARLOS MOTA
MOTACARLOS100@GMAIL.COM
WHATSAPP 56-1164-9060


Compartir