Da Vinci y el cuerpo humano. Segunda parte

Su genialidad y versatilidad no tuvieron límites, se tiene constancia que sus primeros trabajos sobre anatomía los realizó en el hospital de Santa María Nuovoa, en Florencia

Da Vinci y el cuerpo humano. Segunda parte
Bernardo Noval/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de México: Especial

Sin embargo, Leonardo da Vinci se dedicó al estudio formal de la Anatomía hacia el año de 1490, cuando realiza un estudio detallado de las proporciones humanas. Durante 20 años, Leonardo estudia la anatomía realizando múltiples anotaciones y dibujos. La raíz de sus trabajos anatómicos se sitúa en su interés artístico por la exploración del cuerpo humano y su funcionamiento, así como el perfeccionamiento de la representación de la figura humana. Según su “tratado anatómico”, sus estudios abarcaron diferentes campos y se basaron, hasta 1507, en la observación de la superficie de los cuerpos, momento en que comenzó a practicar la disección.

Desde 1400 comienza, en Italia, la disección de cadáveres en privado ante grupos selectos de estudiantes de medicina; los cuerpos eran proporcionados por las autoridades del Ayuntamiento, generalmente cadáveres de criminales ejecutados o indigentes que habían muerto en hospitales de beneficencia.

Junto al trabajo de estos anatomistas, los artistas de la época dedicaron mucho tiempo al estudio de esta disciplina. Sin embargo, un simple artista no podía conseguir fácilmente un cuerpo humano para diseccionarlo. Por eso, en sus inicios, Leonardo investigó con animales, pero a medida que su reputación iba en aumento, se le permitió diseccionar cadáveres humanos en hospitales y facultades de medicina.

El artista italiano supo vencer las enormes dificultades de su época en cuanto a las restricciones que había para la disección de los cadáveres y el estudio de los huesos humanos hasta que, en 1515, fue acusado de prácticas sacrílegas y León X le prohibió la entrada al hospital del Santo Espíritu de Roma; hacia el final de su vida Leonardo afirmó haber diseccionado más de 30 cadáveres.

Gracias a su extraordinario poder de observación e inmensa habilidad para trasladar lo que veía, llevó al papel cientos de dibujos con un detalle sorprendente; así como estudios fisionómicos que fueron los que más sirvieron a su voluntad pictórica y el estudio de personas con enfermedades o deformidades faciales que le sirvió para dar carácter a sus personajes.

Pese a que en la actualidad se tiene el consenso de la gran influencia de Da Vinci en la concepción anatómica de las siguientes generaciones, sus estudios anatómicos no fueron publicados a lo largo de su vida y permanecieron inéditos durante varios siglos. Hacia 1690 llegaron a las colecciones reales de Gran Bretaña y en 1780, el bibliotecario real Dalton los redescubrió.

La gran mayoría de los estudios anatómicos de Da Vinci se encuentran en Inglaterra, en la Biblioteca Real del Castillo de Windsor y están datados entre 1489 y 1507, de un total de 228 planchas anatómicas, 215 se encuentran en las colecciones de Windsor, las restantes se reparten entre Turín, Venecia, Milán, Weimar y París.

Aunque su trabajo se obvió y se perdió durante siglos y no es considerado un anatomista formalmente, en la actualidad sus estudios conforman una de las bases de la historia de la anatomía, manifestada muchas de ellas a través de sus dibujos, los cuales abarcaron prácticamente cada hueso del cuerpo humano y los principales grupos musculares.

POR BERNARDO NOVAL 
CEO MUST WANTED GROUP
@BERNIENOVAL
@MUSTWANTEDG


Compartir