Un presupuesto inercial

Sumario: El presupuesto del programa de microcréditos, única medida contracíclica implementada por este gobierno, se reducirá en un 40% para el próximo año

Un presupuesto inercial
Jorge Andrés Castañeda/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de México

Esta semana tendremos, como marca la ley, Presupuesto de Egresos de la Federación para el 2021. El martes pasado se aprobó el dictamen en comisiones y en los próximos días quedará la versión final. Al igual que la Ley de Ingresos, que por primera vez en la historia democrática del país será aprobada por el Congreso de la Unión exactamente igual a la propuesta del Ejecutivo, se espera que el PEF prácticamente no tenga modificaciones.

Es un presupuesto inercial que no parece ignorar la situación en la que se encuentra la economía y el país. Un presupuesto determinado por las ideas preconcebidas que emanan de Palacio Nacional y que no contempla ningún plan ni esquema para reactivar la economía.

El principal mecanismo que están utilizando países alrededor del mundo para reactivar sus economías es la inversión pública y en particular la enfocada a acelerar la transición energética. Pues en este presupuesto, como lo señala el CIEP, “el gasto público en inversión proyectado para 2021 es 5.3 % mayor al aprobado para 2020 en términos reales, pero solamente 1.2 % mayor que lo estimado para el cierre de 2020. (…) Aún con estos incrementos, la inversión es menor, en términos reales, que el promedio de los últimos seis años”.

Más allá de los elefantes blancos de este gobierno que son en su mayoría sin beneficios económicos ni sociales, no hay inversión pública más que en Pemex, cuyo presupuesto sí aumenta 4.9%.Si esto no fuera suficiente, como lo ha señalado Carlos Urzúa, el gobierno está haciendo todo lo posible para terminar de ahuyentar la inversión privada.

Al mismo tiempo, las encomiables pero insuficientes medidas implementadas por la Secretaría de Economía parecen desaparecer. El presupuesto del programa de microcréditos, única medida contracíclica implementada por este gobierno, se reducirá en un 40% para el próximo año. Incluso para las actividades más allá de las tandas de bienestar, como los esfuerzos para mantener las cadenas productivas, tendrán un menor presupuesto en 2021 que en 2019.

Esto último es particularmente preocupante ya que lo poco que ha habido de recuperación económica a la fecha es el resultado del arrastre de la economía estadounidense que ha “jalado” al sector manufacturero. Durante el tercer trimestre este último creció a un 22% frente al trimestre anterior, pero sigue 8.9% por debajo de los niveles del tercer trimestre del 2019. Los últimos datos publicados por el INEGI indican que esta recuperación en el sector industrial parece haberse estancado ya que el Indicador Mensual de Actividad Industrial durante septiembre no creció respecto a agosto y las manufacturas específicamente solo crecieron 2.4%.

Por si fuera poco, cada vez hay más rumores que indican que este presupuesto lo ejercería un nuevo Secretario de Hacienda y que las relaciones con el nuevo gobierno estadounidense empezarán “algo tensas”. Mientras, el presidente le dedica tres horas a su homilía mañanera donde su actividad predilecta es atacar a las organizaciones de la sociedad civil.

 

POR JORGE ANDRÉS CASTAÑEDA
COLABORADOR
@JORGEACAST


Compartir