Lágrimas, dolor, y armas nucleares: El arte de la supervivencia

Lo más preocupante para muchos expertos y países fue la presentación de nuevos misiles intercontinentales, los cuales fueron una demostración del potencial y capacidad de Corea del Norte para atacar Estados Unidos

Lágrimas, dolor, y armas nucleares: El arte de la supervivencia
Héctor Fernando Morán Castro / Columna Invitada / El Heraldo de México

El pasado 10 de Octubre se llevó a cabo la celebración del 75 aniversario del Partido de los Trabajadores en Corea del Norte. Hay muchas cosas que rescatar de dicho evento, pero hay tres elementos que en conjunto pueden resumir el arte de la supervivencia practicado por esta nación. En este lado de la península de Corea no hay soft power, desde sus inicios era necesario tener poder, y que mejor que tener la capacidad militar suficiente para incentivar al enemigo a NO atacar por temor a las consecuencias que tu estado posee para contraatacar.

El mensaje de Kim Jong-un fue claro, empezando con enfatizar el dolor que las sanciones que se les han impuesto a lo largo de los años le ha generado al pueblo norcoreano, diciendo que están viviendo tiempos difíciles en su gobierno, disculpándose por no haber podido traer mayor prosperidad económica a la gente. Para después tocar —al borde del llanto—  a sus fuerzas armadas, agradeciéndoles el trabajo que han hecho por contener el COVID-19 y reconstruir el país después de los desastres naturales que acontecieron el mes de Septiembre.

Pero el arte de la supervivencia no es solo manipular las emociones y crear sistemas que adoctrinen a la sociedad, es tener el poder para contenerlo, y en una dictadura, se vuelve algo aún más importante. Kim Jong-un tomó una retórica interesante, puesto que cambió de ser ofensivo a pasivo, indicando a la comunidad internacional que su poder militar cuenta con un gran potencial, pero que no es con el fin de atacar naciones, sino para proteger su soberanía nacional. ‘‘Nuestro poder militar se ha desarrollado y ha evolucionado al punto que nadie puede compararse, tenemos el poder para disuadir y controlar cualquier amenaza militar que enfrentamos y enfrentaremos [...], definitivamente no queremos utilizar nuestro poder militar contra nadie. Quiero mencionar que no nos estamos fortaleciendo para afrontar a alguien en específico’’, dijo el mandatario desde el podio.

Lo más preocupante para muchos expertos y países fue la presentación de sus nuevos misiles intercontinentales, los cuales fueron una demostración del potencial y capacidad de Corea del Norte para atacar Estados Unidos, esto con la intención de eliminar cualquier duda de su habilidad para realizar estas acciones. Recordemos que Norcorea requiere de estas armas de destrucción masiva para asegurar su Seguridad Nacional, puesto que para ellos, todo el mundo está en su contra, siendo esta retórica la base de su existencia misma.

 

Por Héctor Fernando Morán Castro

Colaborador


Compartir