El relevo de Durazo

Quién le garantiza a AMLO una buena coordinación del gabinete de seguridad: ¿Lázaro Cárdenas, Leonel Cota, Ebrard?

El relevo de Durazo
Martha Anaya / Alhajero / Opinión El Heraldo de México

El Presidente soltó ayer en la mañanera una de esas frases que ponen de cabeza a la clase política. Se refería al relevo de Alfonso Durazo en la Secretaría de Seguridad. Le preguntaron directamente si ya tenía al sucesor.

Andrés Manuel López Obrador dudó la respuesta unos instantes —dio la impresión que ya sabía pero que no quería decirlo— y luego contestó que todavía lo estaba pensando, que, desde luego, tenía que ser una gente íntegra, honesta, limpia “y que nos garantice lo que se ha logrado con Durazo: una muy buena coordinación del Gabinete de Seguridad y que sigamos adelante”.

Hasta ahí todo bien, amén de que en lo personal subrayaría el tema de la coordinación del gabinete.

Pero resulta que luego de decir lo anterior, AMLO agregó: “Esto, si Durazo decide irse….”

Reporteros de la mañanera soltaron de viva voz: “¡Sí se va, sí se va!” El Presidente repuso entonces: “A lo mejor lo convenzo de que me siga ayudando...”

López Obrador podría estar jugueteando (está en su estilo). Pero, ¿y si no?

Los momios, sin embargo, siguen apuntando a que Durazo irá por la gubernatura de Sonora que tanto ha deseado.

Supongamos que así será. El desfile de nombres para sucederlo alcanza fácilmente la decena. Militares y civiles entre los aspirantes. De dentro del equipo del propio Alfonso y de fuera. En los corrillos de Palacio se inclinan, sin embargo, por un civil para coordinar el gabinete de seguridad (y tras la detención del general Cienfuegos con mayor razón). Y si cerramos la lista hacia quienes Andrés Manuel considera leales y les tiene amplia confianza (de tiempo atrás, incluso), los nombres que quedan ya no son tantos.

Dos nombres resaltan en la puja: Lázaro Cárdenas Batel, actualmente coordinador de asesores del Presidente y Leonel Cota Montaño, secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad.

Ambos tienen buen trato y capacidad para hablar con los gobernadores, cosa fundamental en esa posición; aunque el ex gobernador de Michoacán lleva la ventaja de que asiste cotidianamente a las reuniones de seguridad desde hace más de un año y conoce muy bien el tejemaneje interno.

Frente a las figuras citadas, difícil descartar esta otra: la del canciller Marcelo Ebrard  (por más que en su equipo nieguen públicamente su interés, lo cierto es que le encantaría). Entre que son peras o son manzanas, el Presidente juguetea con las posibilidades.  Y a ver quién le atina.

***

GEMAS: Obsequio de Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación, sobre la misoginia: “Había veces, inclusive en estos gabinetes de seguridad exclusivamente de varones, en donde en ocasiones mi opinión —y digo no por el Presidente, al contrario, el Presidente siempre me ha dado un lugar, pero entre los miembros—, una participación mía podría no ser tomada en consideración en ese momento, aunque yo tuviera la razón y aunque estuviera aportando algo importante”.

 

POR MARTHA ANAYA
MARTHAMERCEDESA@GMAIL.COM
@MARTHAANAYA


Compartir