JALISCO

Protegerse contra la Covid-19 le cuesta hasta 10% más a las familias

El uso de cubrebocas, gel desinfectante y demás productos se ha convertido en un gasto frecuente

NACIONAL

·
La compra de estos productos se refleja en los bolsillos de los mexicanos. Créditos: Cuartoscuro

 El gasto familiar para la compra de insumos para la protección contra el coronavirus se ha incrementado a lo largo de los dos años que ha estado vigente la pandemia, ha incrementado entre 5 y 10 por ciento además de que se han adquirido algunos productos que actualmente son innecesarios, señaló el doctor Héctor Raúl Pérez Gómez, director de la División de Disciplinas Clínicas, del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS).

En México, la pandemia inició el 27 de febrero del 2020, y desde entonces, el gasto en diversos insumos, principalmente cubrebocas, productos de desinfección, gel antibacterial y hasta tapetes de hule, ha sido parte de los productos que ahora acompañan a las familias en su lista de compras al adquirir la canasta básica.

“En México, la pandemia empezó el 27 de febrero, para ser exactos, con el primer caso, estamos muy próximos a cumplir los dos años del primer caso en México y ha sido un verdadero calvario para las familias que viven muy ajustadas con respecto a su economía el haber tenido que incrementar su gasto familiar con insumos de esta naturaleza”.

Presidente del Congreso de Tamaulipas obliga a diputada a ir a sesión pese a tener coronavirus

El también epidemiólogo detalla que los básicos que se deben tener en casa son gel de alcohol, cubrebocas N95 o KN95, caretas protectoras, desinfectantes para superficies inertes, aunque en este punto aclara que la disolución de cloro en agua puede funcionar para reducir el costo y no irse con marcas cuyo costo es superior.

“Lo que ha ocurrido es que muchas personas han gastado más de lo que debieran de su bolsillo, en encontrar soluciones de limpieza de superficies con ciertas marcas, cuando a lo mejor no era tan necesario si hubieran estado utilizando la preparación de hipoclorito de sodio, que es el cloro a una concentración de uno a mil en agua, lo cual nos da una solución verdaderamente útil para la limpieza de las superficies sin necesidad de gastar tanto en limpiadores que luego nos promocionan con marcas especiales y que pueden costar 10, 15 o 20 veces más de lo que sería el costo de una solución preparada como yo lo estoy comentando, por ejemplo, esto es, disolver el en cuatro litros de agua, media taza de cloro y con eso tenemos una solución de limpieza extraordinaria”.

Ahora con el regreso presencial a las aulas en diversas entidades del país y que en Jalisco se dio este 17 de enero, las familias deben adquirir insumos como cubrebocas, alcohol en gel, caretas protectoras.

Muchos optan por tapabocas reutilizables.

CDMX ajusta medición de hospitalizados por Covid-19: Claudia Sheinbaum lo explica

“En estos momentos incluso en que se ha retornado a las actividades escolares presenciales en los niveles educativos básicos, puede incrementar el gasto familiar porque posiblemente los niños van a estar necesitando más cubrebocas cada día los niños acuden a la escuela con caretas protectoras y eso va incrementando y también, el gel de alcohol porque es muy conveniente y prudente que los niños tengan disponible gel de alcohol en el periodo en el que se encuentran en clase, ojalá y siempre hubiera buena disponibilidad de agua y alcohol en las instalaciones escolares, pero todo esto, va a haciendo mayor y mayor el gasto”. 

Aclaró que las caretas protectoras no son recomendables en todos los escenarios, solamente en aquellos en donde hay actividades colectivas, lugares cerrados y con poca ventilación o en aquellos en donde se puede perder la sana distancia como en las unidades del transporte público o en algunos salones de centros escolares.

“Lo que es un error garrafal es que las personas crean que la careta sustituye al cubrebocas, no, al cubrebocas no lo sustituye nada y un buen cubrebocas no es sustituido por nada, y si se utiliza la careta es la careta adicional al cubrebocas, pero no en lugar del cubrebocas”.

Respecto a los tapabocas, insistió que deben dejarse los de tela y portar, correctamente, uno de triple capa tipo N95 o KN95, quirúgico y estar conscientes que las personas deben cambiarlo una vez que ya tiene humedad, en independencia del tiempo que se inició con su uso.

Durango regresa a semáforo naranja; retrasa regreso a clases presenciales

Lo que ya no es necesario

Tapetes de hule “sanitizantes” en donde se colocaban soluciones desinfección, lo cual ya se demostró que no es ni necesario ni tienen utilidad; los túneles o cabinas de ozono en donde se hace pasar a las personas previo al ingreso de negocios u oficinas para rociar desinfectantes, “eso no sirve absolutamente para nada y no tiene caso que se deteriore más la economía en lo que no tiene realmente utilidad”, el doctor Héctor Raúl Pérez Gómez, director de la División de Disciplinas Clínicas, del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

También refirió que las soluciones en spray que tienen actividad antiviral o antibacterial y se esparcen en el aire, lo cual no sirve para nada, porque los sprays al medio ambiente se diluyen.

“Se ha perdido mucho dinero en cosas que resultaron realmente inútiles, pero que lamentablemente todavía en muchos lugares los siguen utilizando, pero creo que vale la pena alertar a la población en ese sentido para que no sigan gastando en algo inútil”.

Finalmente, sobre el cubrebocas con válvula, el cual es llamado “el cubrebocas egoísta” no debe emplearse porque solamente protege a quien lo porta, no así a los demás porque la válvula filtra el aire que inhala más no el que se exhala, lo cual pone en riesgo a quienes estén en contacto con la persona que lo porta.

Sigue leyendo: 

¿Cómo pedir una incapacidad en IMSS por Covid en línea? Estos son los pasos a seguir

Una joven de 27 años dejó huérfanos a seis hijos: murió de Covid-19 y no estaba vacunada

Temas