COVID

Cirujano sostiene que el consumo de aceite de semilla de granada ayudaría a pacientes post-COVID

El experto recomienda que los pacientes que ya han pasado por esta enfermedad consuman algún producto que les ayude a atenuar la oxidación de sus células que están asociadas al proceso infeccioso

NACIONAL

·
Foto: Especial

El aceite de semilla de granada que se ha descubierto recientemente ayuda para atenuar la oxidación de las células del cerebro, en tratamientos de pacientes con enfermedades neurodegerativas como el Parkinson, ayudaría también a pacientes con secuelas del COVID-19, especialmente las relacionadas con olvidos frecuentes.

Mauricio Veloso Espinosa, médico cirujano internista cardiólogo explicó que dentro de las secuelas que se tienen de esta enfermedad hay síntomas neurológicos porque la entrada del virus SARS-CoV-2 es por boca y nariz llegando al bulbo olfatorio y alcanza el cerebro y es frecuente entre los efectos secundarios algunos síntomas del área neurológica.

El experto recomienda que los pacientes que ya han pasado por esta enfermedad consuman algún producto que les ayude a atenuar la oxidación de sus células que están asociadas al proceso infeccioso.

"Dentro de las secuelas que estamos aprendiendo de esta enfermedad están los síntomas neurológicos… es frecuente ver efectos secundarios relacionados con el área neurológica; si tienes protegido del proceso inflamatorio, que siempre la inflamación está asociada a mayor fabricación de radicales libres y eso significa mayor oxidación y hay un círculo vicioso de oxidación-inflamación-oxidación, de manera que una persona que haya tenido COVID, yo sí le recomendaría que se ayudara con un producto de este tipo para evitar la oxidación que está asociada con el proceso infeccioso en sí y a las secuelas", señaló el también director médico de Biolife.

La mayoría de los pacientes que han tenido coronavirus reportan falta de concentración y pérdida de memoria y aunque casi siempre se asocia con los abuelitos o personas mayores de 60 años, y se piensa como normal por el desgaste propio de la edad, el médico asegura que no lo es porque si se hubiese cuidado lo suficiente no se llegaría a un deterioro cognitivo por eso la prevención se recomienda a partir de los 30 años de edad.

"Todo daño oxidativo produce disfunción en las células y en un órgano, la disfunción significa que no funciona bien, y las personas que más se oxidan, son las que tienen malos hábitos y las personas diabéticas que tienen un alto nivel de oxidación sistémica, de todo el organismo"

El aceite de la semilla de la granada ayuda a atenuar el daño oxidativo de las células del cerebro en pacientes con enfermedades neurodegenerativas y es una investigación que se inició en la Universidad de Jerusalén en Israel, cuyo proceso consistió en la aplicación de nanotecnología al aceite de la semilla de granada en donde se concentra hasta un 70 por ciento del principal antioxidante, es decir, el Omega 5 que contiene la granada, y este producto denominada Granagard, ya fue probado en pacientes con Parkinson, Alzheimer y otras lesiones cerebrales como esclerosis múltiple.

Por Mayeli Mariscal

fal