Jaime Bonilla Valdez: Expropiar club, acto de justicia social

Jaime Bonilla comienza proceso para convertir el Campestre en un bien del estado; publica decreto de utilidad pública de los terrenos

Jaime Bonilla Valdez: Expropiar club, acto de justicia social
Estos terrenos van a brindar un parque en Tijuana, al que puedan tener acceso todas las personas. Foto: José Rios

La expropiación del Club Campestre de Tijuana, Baja California, por parte del gobierno estatal es un acto de necesidad social para la población que no cuenta con espacios de recreación, afirmó el gobernador Jaime Bonilla Valdez.

En entrevista, señaló lo anterior luego de que este martes se publicó en el Periódico Oficial del Estado la declaratoria de utilidad pública para la expropiación, que es el primer paso para que el club se convierta en un bien de la entidad y no únicamente de sus 800 miembros.

“Hay gente que tiene viviendo en Tijuana 40 años y no conocen el Club Campestre. No tienen acceso ni siquiera al estacionamiento”, apuntó en una conversación en la Ciudad de México.

Explicó que el personal del terreno no pagaba el impuesto de predial, ni otros cargos de uso de suelo en la entidad, esto bajo el cobijo de otras administraciones municipales y estatales en Baja California que permitieron su privatización.

“Son del pueblo, entonces yo no tengo nada en contra de la propiedad privada, yo estoy en pro de la propiedad privada, no le puedes llamar propiedad privada a algo que ni ejecutaste, que lo encerraste y que ahora es tuyo”, dijo.

Al apuntar que el espacio es el único pulmón verde en Tijuana, el mandatario explicó que el proceso de la toma del predio se hará de manera pacífica, donde se buscará abrir sus puertas a la población en general.

Explicó también que se cuenta con un proyecto de parque urbano dentro del terrero, para la recreación de habitantes, a fin de mejorar su desarrollo, pues hasta ahora, dijo, el club es un lugar donde sólo se prioriza la “tomadera” y no el deporte.

“El club campestre se ha convertido básicamente en un club privado de barra. Ahí es donde van y se ponen hasta las trancas”, dijo.

Bonilla, quien suspendió sus videoconferencias diarias en redes sociales, por los comicios, explicó que este tema no tiene índole electoral, pues la expropiación del predio era una promesa de campaña cuando buscó la gubernatura.

POR JOSÉ RÍOS

dza


Compartir