Científicos de la UNAM confirman esta teoría sobre la extinción de los dinosaurios

Desde la década de los 80 se planteó la hipótesis de que un bólido causó los cambios en el clima y ambiente llevando a la extinción de los dinosaurios, pero no se tenía la certeza de si se trataba de un cometa o un asteroide. La UNAM despejó las dudas.

Científicos de la UNAM confirman esta teoría sobre la extinción de los dinosaurios
Sólo habría sido un impacto. Foto: PixaBay.

Los dinosaurios habrían perecido justo después del impacto de un asteroide, sin posibilidades que sobrevivieran mucho tiempo en la superficie terrestre, así lo determina un nuevo estudio realizado en el cráter Chicxulub, ubicado al noroeste de la península de Yucatán, realizado por expertos de la UNAM.

Jaime Urrutia Fucugauchi, investigador del Instituto de Geofísica (IGf) de la UNAM, explicó que la evidencia apoya más a que fue el impacto el asteroide condrítico el causante de la extinción masiva, gracias a los datos de mineralogía, geoquímica y propiedades físicas en la eyecta de Chicxulub, en el cráter y localidades próximas y distales.

¿Cuál es la teoría ‘oficial’? 

Desde la década de los 80 se planteó la hipótesis de que un bólido causó los cambios en el clima y ambiente llevando a la extinción de los dinosaurios y alrededor del 76% de los organismos en océanos y continentes, pero no se tenía la certeza de si se trataba de un cometa o un asteroide.  

Con el paso del tiempo se propuso que pudo no ser solo un impacto, sino varios. También se ha postulado que no fue la colisión de un objeto celeste, sino una erupción volcánica de gran magnitud, lo cual también se revisó por geofísicos; los datos han descartado ambas apuestas.

Punto final a la discusión.

Hasta ahora los estudios en el cráter, se llegó la corroboración de que se trató de un asteroide de tipo condrítico; es decir, que se formó en las etapas iniciales del origen del sistema solar, que en su interior poseen calcio-aluminio y esférulas sub-milimétricas de composiciones y texturas similares a las rocas ígneas. 

Lo que aún no se sabe es de dónde provino este asteroide, se ha planteado que se pudo originar de un choque en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter y varios fragmentos de asteroide entraron en órbitas que cruzan los planetas interiores y eventualmente uno colisionó con la Luna y otro con la Tierra formando los cráteres de Ticho (en la parte sur de las zonas elevadas de la Luna) y Chicxulub. Pero esta idea aún no se ha podido comprobar y posee algunas inconsistencias. 

Una zona muy interesante

El cráter de Chicxulub resulta ser una “mina de oro” para los investigadores, pues en él diversos grupos multidisciplinarios de geofísica, ciencias planetarias y modelos numéricos que revisan la estructura, la dinámica y formación del cráter, la deformación, formas de reacción de la zona impactada y la fragmentación y la eyección de los materiales de la corteza inferior, para obtener luz sobre los efectos del impacto en el clima y ambiente, relaciones con las extinciones y su afección a grupos de dinosaurios, amonitas y otros organismos en mares y continentes, macroevolución, aparición de nuevas especies, entre otros temas.

msb


Compartir