Luis es SONIDERO en Naucalpan desde los 13 años y hoy lo hace desde su azotea; ésta es su historia

El joven de 20 años de edad decidió crear un proyecto con su compañero John Velázquez del Sonido La Rumba, en donde tocaran desde la azotea tras la pandemia por Coronavirus en México; así inició la idea

Un sonidero es entrar a las calles a poner música de géneros como salsa, cumbia peruana, colombiana y mexicana, así como música tropical,  y hacerlos bailar, que incluye saludos para diversas personas

De esta manera es como Luis Martínez de tan sólo 20 años de edad, describió los sonideros, los cuales lleva a las personas desde su azotea en Naucalpan, en el Estado de México desde que se presentó la pandemia por Covid-19 en México.

Luis se adentró al mundo de la música sonidera desde el 21 de julio en 2014 cuando tan sólo tenía 13 años de edad, pues observaba a un compañero sonidero tocar, pues él era su ayudante y comenzó a llamarle la atención el ambiente que creaba este tipo de música.

Se involucró desde adolescente a los sonideros

“Un amigo mío me gustaba cómo tocaba y cómo hacía bailar a la gente, me llamó la atención y quise iniciar mi propio proyecto”

Fue así que Martínez creó su proyecto Sonido Fantasia Latina Junior, y así fue como poco a poco comenzó a adquirir su propio equipo de sonido, el cual consiste en una cabina, con la que se puede poner la música y mandar saludos; también es importante contar con bocinas, amplificadores, luces y estructuras, los cuales oscilan entre los 50 mil pesos pero pueden llegar hasta los 500 mil pesos.

Posteriormente, Luis comenzó a llevar su música a lugares dentro del EDOMEX, tales como Toluca o Naucalpan, pero también fuera del Estado de México como Querétaro, Michoacán, Veracruz; incluso tenía planes de tocar en vivo en el Barrio de Tepito, pero tras el aislamiento social por la pandemia, tuvieron que posponerlo.

FOTO: Haniel Mata

Proyecto sonidero en cuarentena

En este sentido, decidió crear el proyecto del sonidero en la azotea en mayo de 2020 con su compañero y amigo John Velázquez del Sonido La Rumba, con el fin de seguir llevando diversión y buena música para las familias pero al mismo tiempo seguir el cuidado de los seres queridos.

“A mi me gusta este ambiente porque me gusta ver a la gente disfrutar, mandarles saludos; la verdad la gente nos da buenas vibras. Nosotros motivamos a la gente a que se divierta sin salir de su casa y baile desde su azotea”

Cabe señalar que Luis Martínez es el primer integrante de su familia en dedicarse a tocar en los sonideros, sin embargo, ha recibido el apoyo de sus padres y amigos; los eventos desde la azotea no tienen ningún costo para las personas, pues su fin es que disfruten en familia sin salir de casa hasta que sea seguro para todos.

 

Por Haniel Mata


Compartir