Dejan sin vida el Senado; trabajadoras y legisladoras se unieron al paro de labores

La Cámara paró por la ausencia de 600 trabajadoras y la mitad de legisladora

Dejan sin vida el Senado; trabajadoras y legisladoras se unieron al paro de labores
Ausencia de 600 trabajadoras. Foto: Especial.

Pasillos y oficinas sin vida, una explanada donde apenas algunos hombres caminan, otros barren y, a su vez, resguardan las instalaciones del Senado a la espera de terminar la jornada laboral. Un recinto semidesierto por la ausencia de las mujeres.

Casi 600 empleadas del Senado, entre cocineras, asesoras, expertas en comunicación social, resguardo, particulares, así como más de 60 senadoras se sumaron al paro de labores por el 9 de Marzo, bajo la consigna “el 9, ninguna se mueve”.

El recinto legislativo de plano paró sus labores cotidianas. En las oficinas de los tres edificios apenas se veían unos cuantos hombres que hacían los trabajos necesarios para el funcionamiento del Senado, entre ellos, un joven de limpieza que aprovechaba que los pasillos y oficinas estaban vacías para hacer cualquier tipo de ruido al desmontar y colocar un nuevo marco de ventana.

En el recinto, las mujeres significan casi el 50 por ciento de la planta laboral, su trabajo es tan importante que, incluso, la sesión que religiosamente se lleva a cabo los días martes tuvo que recorrerse para hoy, con la finalidad de que todas, incluidas las senadoras, pudieran sumarse al paro nacional, sin problemas.

El pleno del Senado también está compuesto por la mitad de senadoras, de un total de 128 integrantes.

Ninguna de ellas, a excepción de la senadora Claudia Herrera (PES), quien asistió únicamente a rendir protesta a su cargo al ser suplente, pisó la sede legislativa en apoyo al movimiento que visibiliza la violencia y la desigualdad que padecen las mujeres en la sociedad.

La instrucción de la Presidencia del Senado, a cargo de Eduardo Ramírez, fue clara: ninguna mujer empleada de la Cámara alta que se sume al paro será sancionada por faltar al trabajo, además, las calificó como la mayoría y las principales protagonistas del quehacer legislativo.

Los líderes de bancadas replicaron la orden para sus trabajadoras, y entre los pasillos se vio únicamente a hombres, incluido al líder de Morena, Ricardo Monreal, que todos los días asiste a la Cámara, aun en días festivos.

Por MISAEL ZAVALA.

rcb


Compartir