PUEBLA

Listo proyecto de la Ley Agnes; personas trans podrán tramitar documentos oficiales en Puebla

Esta Ley no tiene como finalidad afectar la integridad de las personas

NACIONAL

·
Foto: Cuartoscuro

El viernes las comisiones de Gobernación y Procuración de Justicia del Congreso del Estado de Puebla y de Derechos Humanos, revisarán la denominada Ley Agnes, que consiste en una reforma al Código Civil para permitir a las personas transgénero tramitar documentos oficiales sin la necesidad de comprobar procedimientos quirúrgicos o terapias.

Con base en el documento al que tuvo acceso por parte de este medio de comunicación, se establece que la reforma se concentrará en el artículo 875 del Código Civil de Puebla, donde se establece que esta Ley no tiene como finalidad afectar la integridad de las personas.

De esta manera, se explica que tramitar nuevos documentos oficiales, no implica que la primera identidad del hombre o mujer desaparezcan, además de informarse del nuevo procedimiento a las autoridades fiscales, INE, Relaciones Exteriores e instancias que tengan vínculos directos.

También se aclara que, si alguna persona comete algún delito, deberá hacerse responsable del mismo sin importar que haya cambiado su identidad en los documentos oficiales, esto a través del Registro Civil de Puebla.

Las comisiones analizarán los documentos que se integran en el archivo del Congreso, con le objetivo de presentar una sola iniciativa y que el Poder Legislativo apruebe las modificaciones al Código Civil del Estado.

Activistas seguirán insistiendo hasta que se apruebe la Ley de Identidad Trans

Cabe señalar que esta reforma es en honor a la activista transgénero Agnes Torres, quien fue asesinada en 2012 y cuyo cuerpo fue encontrado en el municipio de Atlixco, lo cual fue calificado como un crimen de odio por parte de la comunidad lésbico-gay.

Con base en los reportes policiacos de aquel año, Agnes Torres murió desangrada a causa de una herida en el cuello, además, su cuerpo registró algunas quemaduras en el costado derecho.

Por Jesús Lemus

aar