TAMAULIPAS

Madres buscadoras de Tamaulipas se esfuerzan por ir a la ONU

Reúnen viáticos con collares para ir a Nuevo Laredo

NACIONAL

·
COLECTIVAS. Ofrecen sus productos en la plaza principal de Reynosa. Foto: Especial

Martha es una mujer de casi 60 años, madre de cuatro hijos y abuela de tres pequeños. En noviembre de 2014 fueron secuestrados afuera de su casa por un grupo armado, en Reynosa, Tamaulipas; todos están desaparecidos.

Ella forma parte de los colectivos de búsqueda que acuden al Ejido La Bartolina, en Matamoros; ahí elabora collares para cubrebocas. Junto a otras personas tiene la idea de venderlos y así obtener recursos para seguir buscando a sus seres queridos.

El grupo de mujeres que integran el Colectivo Nacional de Víctimas 10 de Marzo ofrecen los collares en la plaza principal. Su propósito es juntar 15 mil pesos para acudir a la reunión del Comité de la ONU contra la Desaparición Forzada, el próximo martes, en Nuevo Laredo.

“La intención de ir es para exponer la problemática que vivimos con las autoridades que intervienen con la búsqueda de nuestros familiares, con las Fiscalía locales y comisiones de búsqueda”, declaró la activista Delia Quiroa, en entrevista con El Heraldo de México.

Manifestó que solicitaron el apoyo al gobierno de Tamaulipas para ir al evento, también al ayuntamiento de Reynosa, a cargo del alcalde Carlos Peña, pero no hubo respuesta.

“En total, queríamos ir 50 personas, pero decidimos que fuéramos 15 para alcanzar a juntar los viáticos. Los casos de desaparición se catalogan en dos: los de fuero común y federal”, dijo.

“No quieren que vayamos a exponer todos los problemas que tenemos; el Estado no quiere que vayamos. Creen que los vamos a exhibir y les van a hacer las recomendaciones por parte del Comité de Desaparición Forzada de las Naciones Unidas. Pero nosotros tenemos que ir”, puntualizó.

En Tamaulipas se calcula que hay más de 30 mil personas desaparecidas, sin embargo las activistas creen que la cifra real puede ser tres veces más, siendo desde 2004 cuando más casos se registraron en prácticamente todo el estado, y los familiares de Martha son parte de estas estadísticas.

“En Tamaulipas –dijo Delia– no hay persona que no tenga un familiar o vecino desaparecido. Necesitamos que se haga algo”.

CAR