Artesanos de esfera de vidrio soplado en Zumpango, enfrentan una caída del 30% en sus ventas

La pandemia ha ocasionado una desaceleración de la economía a nivel mundial

Artesanos de esfera de vidrio soplado en Zumpango, enfrentan una caída del 30% en sus ventas
SOBREVIVEN POR POCO. Los comerciantes se enfrentan a un panorama difícil

La casa de la esfera ubicada en Zumpango, espera cerrar este año con una baja en ventas del 30 por ciento, en comparación con el 2019, ya que la pandemia impactó severamente la comercialización de esta artesanía elaborada a base de vidrio soplado; la cual, produce la familia Gamboa López, desde hace más de 47 años en este municipio mexiquense.

El taller fundado en 1973 por María Antonieta López y Abraham Gamboa logró sobrevivir varias crisis económicas y la entrada de productos chinos al país; actualmente otorga empleo a 16 integrantes de la familia, hijos y nietos de la pareja. Diego Gamboa López, señaló que poco a poco, empezaron a llegar los compradores. 

“Nos dicen que en un año tan difícil, quieren decorar sus casas para agradecer que están vivos y que tienen a su familia; otros perdieron a alguien y quieren conservar la unión familiar”.
“Mi papá decía, que luego de una catástrofe, la gente se une más y podían aumentar las ventas; porque quieren celebrar. No creímos que esto pudiera suceder con la pandemia, porque los clientes no pueden salir y no hay solvencia económica; pero vimos un repunte, que esperamos nos ayude un poco”.

Durante; este año el taller tuvo que reducir en 33 por ciento su producción, que en la actualidad es un millón de cajas de esferas de diferentes tamaños y modelos; respecto a los tres millones del 2019.

La casa de la esfera se adaptó a la nueva normalidad, por primera vez está realizando ventas en línea; aunque han tenido algunos problemas con las empresas de paquetería, que no manejan el producto con cuidado; pero no se dieron por vencidos y alrededor del cinco por ciento de sus ventas son en línea.

Otro problema que enfrentaron este 2020, es que las materias primas elevaron sus precios hasta en 90 por ciento. La mayoría importados de países como Alemania, Italia.

Superan diferentes crisis

En sus mejores momentos, el taller producía más de 30 millones de piezas, hasta el año 2000, cuando el gobierno federal permitió la entrada de mercancía china; resultó imposible competir en precio con las esferas baratas de plástico, pero de mala calidad.

Diego Gamboa explicó que se han mantenido en el mercado, porque cada año presentan cinco modelos nuevos; además de la esfera básica, manejan algunas con luces, arreglos en madera y bases de alambrón.

Este 2020 se suspendieron las visitas guiadas al taller artesanal a consecuencia del Covid-19 y tampoco harán la contratación de los 11 empleados provisionales para la temporada invernal.

Por: Leticia Ríos 


Compartir