Saturan hospitales en Edomex

Son 19 sin capacidad. Otros están a 90 por ciento

Saturan hospitales en Edomex
VISIÓN. Ante el repunte, se colocaron 266 camas más en clínicas. Foto: Cuartoscuro

La saturación en los hospitales se sigue agravando en el Estado de México ante el repunte de la pandemia. De los 58 hospitales COVID, 19 ya no tiene capacidad y cinco más tienen una ocupación del 90 por ciento.

La ocupación de los nosocomios mexiquenses es del 78 por ciento igual que la que se tuvo en junio, el primer pico de la pandemia. En total se encuentran hospitalizados más de 2 mil 500 ciudadanos en el estado.

Hospitales llenos

De acuerdo con información de la Secretaría de Salud federal (Ssa) los hospitales COVID que ya no pueden atender a enfermos en la entidad son la Clínica 220 de Toluca; la 57 de la Quebrada; la 76 de Xalastoc; la 68 de Tulpetlac; la 196 Fidel Velásquez, la 98 de Coacalco; la 197 de Texcoco; la 58 de las Margaritas; la 251 de Metepec y el Hospital Zona 252.

A la lista se le suman la Clínica ISSSTE en Toluca; el Hospital del ISSSTE Bicentenario; el Centro Médico Adolfo López Mateos; el Hospital Militar de Santa María Rayón y el Centro Médico Arturo Montiel Rojas el ISSEMyM. Asimismo los hospitales de Ixtlahuaca, San Felipe del Progreso y Axapusco.

En contraste los que no tiene ocupación son el Hospital Regional Tenancingo del ISSEMyM; Enfermería Militar de San Miguel de Los Jagueyes; Nicolás Bravo Bicentenario ISSEMyM y San José del Rincón.

Contagios acumulados

La Secretaría de Salud estatal informó que ante el aumento de hospitalizaciones,  ascenderá a 266 camas más en los hospitales mexiquenses. Además reconvirtió el Centro Médico ISSEMyM en Metepec mismo que ya no tiene espacios.

Este fin de semana, la entidad rebasó los 133 mil contagios acumulados de COVID-19 y superó la barrera de los 17 mil 500 muertes. En el primer indicador desde hace 15 días se mantiene con el reporte diario de más de mil nuevos casos positivos.

Sector de alimentos y bebidas, en riesgo

El retroceso al color rojo dejará una Navidad y año triste a los restauranteros que recortarán temporalmente plazas laborales y enfrentarán deudas. En la población no tuvo impacto al seguir abarrotando los espacios públicos y que se refleja en la saturación hospitalaria.

En general el sector de prestadores de servicio se quejó de que las autoridades no les anticiparon el cierre parcial en la economía y la reactivación de restricciones, de lo contrario se hubiera preparado.

En dos restaurantes ubicados en el Valle de Toluca, los tomó por sorpresa; uno optará en bajar cortinas y el otro operará con el personal mínimo.

Pérdida de inversión

María Magdalena Gutiérrez Cortés, gerente comercial de un establecimiento argentino, narró que el día del anuncio compró más de 10 mil pesos en legumbres y frutas pensando en las festividades de Navidad, ahora los insumos los repartirán entre sus colaboradores.

“No es servicio para llevar, sino más bien tener una experiencia en el restaurante, y entonces prácticamente el servicio para llevar no es viable, es muy probable que tengamos que cerrar”, declaró.

Reducen plantilla

Denise García, propietaria de un restaurante, decidió reducir su plantilla con la idea de que los contagios desciendan y en enero volver a retomar la actividad y reincorporar a la gente de su equipo. 

"Tenemos una plantilla de 20 personas de las cuales no todos podemos seguir, aunque es solo para llevar la verdad es que si el consumo y nuestra venta baja drásticamente", reconoció.

En el Valle de Toluca el miedo a la COVID-19, es nula. Familias enteras siguen saliendo de compras y abarrotan los espacios públicos. A esta rebeldía social se suma el comercial informal.

En Toluca la vida social sigue pese a que se cerraron Los Portales, plazas y parques, además se limitó la venta de alcohol a las 17:00 horas y se recomendó no salir a partir de las 20:00 horas.

Por Gerardo García


Compartir