Lunes 21 de Junio 2021
COVID-19

Covid-19 afecta económicamente a las iglesias

El párroco Juan José Cedeño aseguró en entrevista con El Heraldo de México que los sacerdotes y las parroquias están colapsados económicamente por la pandemia

Aproximadamente el 80 por ciento de las iglesias de la Ciudad de México han tenido que despedir empleados. Foto: Cuartoscuro
Aproximadamente el 80 por ciento de las iglesias de la Ciudad de México han tenido que despedir empleados. Foto: Cuartoscuro
Escrito en NACIONAL el

La pandemia por COVID-19 golpeó económicamente a las iglesias, por lo que el Arzobispo Primado de México, Carlos Aguiar Retes, pidió a los fieles, apoyar a los sacerdotes con diezmo. 

En un comunicado, el cardenal señaló que la Iglesia requiere de la ayuda de los fieles ante la escasez de ingresos habituales por la contingencia sanitaria. 

El párroco Juan José Cedeño aseguró en entrevista con El Heraldo de México que los sacerdotes y las parroquias están colapsados económicamente por la pandemia. 

Aseguró que no ha recibido sueldo desde marzo pasado, pues el dinero que ha ingresado durante la pandemia sirvió para pagar el 70 por ciento del salario de sus empleados y de los dos sacerdotes que están con él en la parroquia. 

“Nuestro sueldo lo paga lo que va entrando a lo largo de la semana o del mes, por las misas que se celebran, se hace una ofrenda en cada misa o las intenciones que uno apunta en su misa, o el bautismo o la Primera Comunión o el matrimonio, se pide una cooperación y de lo que la gente va ofrendando, de eso se paga el sueldo o el mantenimiento de todo el templo y de todo lo que se necesite en las parroquias”, detalló. 

Dijo que el sueldo de cada sacerdote depende de la parroquia y puede ser entre 5 mil y 8 mil pesos mensuales. 

Aseguró que aproximadamente el 80 por ciento de las iglesias de la Ciudad de México han tenido que despedir empleados al no tener para pagarles, por lo que los sacerdotes deben realizar las actividades de ese personal, como abrir, cerrar y limpiar las iglesias y atender la oficina. 

“Hoy tristemente muchas parroquias han tenido que prescindir de los servicios de la gente que apoyaba en la parroquia y percibía un sueldo, como el sacristán, o la secretaría, o el que hacía el aseo de la parroquia”, señaló. 

Aunque su fe los mantiene en pie, los sacerdotes también atraviesan un choque emocional por el confinamiento. 

De acuerdo con un reciente estudio del Centro Católico Multimedial (CCM) que entrevistó a 122 sacerdotes del país, la pandemia provocó en el 27 por ciento sentimientos de angustia, ansiedad, odio, preocupación, tristeza, impotencia, soledad, temor, entre otros; en el 30 por ciento una mezcla de emociones y en el 48 por ciento esperanza, alegría y descanso. 

La pandemia del COVID-19 pegó además a la jerarquía de la Iglesia Católica. Al menos once miembros de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) se han contagiado del virus de los cuales cuatro obispos fallecieron durante los últimos dos meses, de acuerdo al último reporte del CCM. 

Por Diana Martínez e Iván Saldaña