Proponen que uso de narcóticos sea considerado como agravante en casos de violación o abuso sexual

La diputada de Morena, Isabela Rosales resaltó la necesidad de combatir el uso de sustancias soporíferas que facilitan la comisión de dichos delitos

Proponen que uso de narcóticos sea considerado como agravante en casos de violación o abuso sexual
Los narcóticos, suelen ser conseguidos con recetas médicas apócrifas, con grupos delictivos Foto: Cuartoscuro

La diputada de Morena, Isabela Rosales propuso reformas al artículo 178 del Código Penal para el Distrito Federal, a fin de castigar con mayor rigor el uso de narcóticos y que sean considerado como un agravante del delito de violación y abuso sexual.

En su exposición la congresista afirmó que el suministro de sustancias como alcohol, rohypnol, benzodiazetina y ketamina, impiden a la víctima dar su consentimiento para mantener relaciones sexuales.

Por ello destacó en su propuesta, la necesidad de combatir el uso de sustancias soporíferas que facilitan la comisión de dichos delitos, ya que detalló, que los fármacos alteran el estado de conciencia de la persona.

Expresó que los narcóticos, suelen ser conseguidos con recetas médicas apócrifas, con grupos delictivos o, incluso, fabricadas de manera clandestina en el hogar. Son sustancias que suelen dejar secuelas de manera temporal, permanente o incluso causar la muerte.

Explicó que el uso de estas sustancias se hace con premeditación, con el único objetivo de someter a las víctimas para manipular su voluntad, ya que, explicó, su efecto de pérdida de memoria y estado de confusión, complican la posibilidad de denuncia debido a la evidente incapacidad para narrar lo ocurrido.

Rosales Herrera, advirtió que este delito se encuentra reconocido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que ha recomendado a las industrias químicas y farmacéutica mayores medidas de seguridad y a los Estados a combatir este tipo de ilícitos.

La iniciativa que es acompañada por el diputado Ricardo Fuentes Gómez, fue enviada a la Comisión de Administración y Procuración de Justicia.

Por: Jorge Almaquio García 


Compartir