VIOLENCIA DE GÉNERO

Penalizan extorsión con packs

Legisladores reconocen que la problemática se ha agravado. El castigo máximo es de 11 años

NACIONAL

·
ATACAN A LAS NIÑAS. Cuentas de Twitter ofrecen carpetas con fotografías. Foto: PexelsCréditos: Pexels

En Tamaulipas, las personas que se dediquen a la venta o extorsiones con packs para obtener recursos económicos, podrán ser castigados hasta con 11 años de prisión y multas que ascienden a un millón 737 mil pesos; actualmente hay denuncias incluso por víctimas menores de edad.

La diputada de Tampico, Rosa González Azcarraga, explicó que se aprobaron adecuaciones al Código Penal para castigar a toda aquella persona que se le compruebe distribución de material sexual por conducto de las tecnologías digitales, esto luego de que esta situación se ha agudizado en perjuicio de muchas mujeres, principalmente, que son exhibidas en redes sociales.

Estas adecuaciones a la Ley para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres en el Estado, a fin de incorporar los abusos digitales entrarán en vigor una vez publicadas en el Periódico Oficial del Estado, tras haber sido aprobadas el pasado jueves, en una maratónica sesión.

"Las sanciones van de 8 a 11 años de cárcel a esas personas que realicen estas anomalías en perjuicio de la mujer u hombre, además de multas económicas muy severas", declaró la legisladora.

Sofía, una jovencita de Tampico, ha sido víctima de intentos de extorsión y amenazas por fotografías con contenido sexual que alguien le robó; perfiles falsos le han pedido dinero y relaciones sexuales; la amenazan con hacer virales las imágenes por WhatsApp y Twitter, incluso enviarla a sus familiares.

Aunque no accedió a ninguna petición, reconoce que a los 16 años sufrió de depresión, además del miedo de que sus acosadores pudieran pasar de lo virtual a la realidad.

La abogada y presidenta de la Colectiva Feminista Tamaulipeca, Nury Romero Santiago, dio a conocer que en este año han documentado 13 casos de jovencitas a las que les piden dinero o sostener relaciones sexuales.

 

POR CARLOS JUÁREZ / CORRESPONSAL