COVID-19

Covid-19: Vacuna Sinovac pierde efectividad a los 6 meses; ¿es necesaria una tercera dosis?

Un estudio realizado por la propia farmacéutica Sinovac reveló que los niveles de inmunidad de su vacuna bajan significativamente tras seis meses.

MUNDO

·
Foto: Sinovac

Un estudio publicado este miércoles por el portal médico especializado 'medRxiv' reveló que los niveles de inmunidad de la vacuna desarrollada por la farmacéutica china Sinovac bajan significativamente después de 6 meses. ¿Será necesaria una tercera dosis?

La investigación, realizada por expertos de universidades e instituciones públicas del país y por la propia empresa desarrolladora de la vacuna, advierte que aún no pasa por todas las fases de revisión. Por lo tanto, no debe ser tomada como "información verificada".

Te recomendamos: ¿Cuál es la efectividad de la vacuna Sinovac contra variantes de Covid-19?

¿Tercera dosis de Sinovac?

De acuerdo con los resultados, una tercera dosis de la vacuna contra el coronavirus SARS-CoV-2 de Sinovac eleva los niveles de protección inmune entre tres y cinco veces, la cual se administraría entre unos seis y ocho meses tras la segunda inyección, lo que generaría un "fuerte impulso para la respuesta inmune".

"La media geométrica de los títulos (MGT) de anticuerpos se eleva a aproximadamente 140. Esta subida se corresponde con un aumento de entre 3 y 5 veces en los títulos de anticuerpos neutralizantes (con respecto a los) de 28 días después de (recibir) la segunda dosis", se lee en el documento.

Según la agencia 'EFE', el estudio se basa en la experiencia con 540 participantes sanos de entre 18 y 59 años que recibieron una tercera dosis en diferentes periodos tras recibir la segunda.

Pese a que sí especifican el período en el que mejor respuesta inmune se registró, los investigadores no proponen directamente un marco temporal para la inyección de una dosis de refuerzo.

Aseguran que para establecerlo hay que "tener en cuenta muchos factores", como la eficacia de la vacuna, la situación local de la pandemia, los riesgos de infección y los suministros de antígenos.