PINGÜINOS

Encuentran microplásticos en dieta de pingüinos de la Antártida

La presencia de microplásticos se extiende por todos los ecosistemas marinos

Cientos de pingüinos corren riesgo por la presencia de microplásticos en su dieta Foto: Especial
Escrito en MUNDO el

Un grupo de investigadores encontró la presencia de microplásticos en la dieta de los pingüinos de la Antártida luego de analizar los excrementos de tres especies diferentes de estos mamíferos.

El estudio del Museo Nacional de Ciencias Naturales del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España, publicado en la revista Science of the Total Environment, explica a detalle que se identificaron restos de poliéster y poliestireno en más del 35 por ciento de las heces estudiadas.

¿Qué son los microplásticos?

Los microplásticos son partículas de menos de cinco milímetros, y se extienden por los ecosistemas marinos, acumulándose en zonas como la Antártida donde especies pequeñas se alimentan de ellas y posteriormente, terminan en la dieta de animales más grandes.

De acuerdo con los especialistas, estos contaminantes llegan a los mares y océanos a través de la basura y desechos de los seres humanos y terminan en peces pequeños y krill, los cuales representan cerca del 70 por ciento de la dieta de las tres especies de pingüinos analizados; el Adelia, barbudo y el pingüino papúa.

Aunque la presencia humana en territorio antártico es muy baja y podría esperarse que hubiera niveles muy bajos de contaminación, los centros de investigación, y barcos pesqueros y turísticos provocan que los desechos se concentren en estos hábitats.

 Preservar hábitats, la prioridad

Los investigadores lanzaron un llamado a toda la comunidad científica y autoridades ambientales de todo el mundo para tomar acciones que ayuden a preservar los mares y océanos de la Antártida, pues son claves en la conservación de muchas especies en la zona.

Ante esto, urgieron a seguir estudiando para comprender de mejor manera la dinámica y origen de estos contaminantes, así como sus efectos en los ecosistemas para crear nuevas políticas que ayuden a la conservación del continente antártico.