NIÑAS

Reclaman respeto a niñas; Triotiño señaló que las costumbres no avalan venta de menores

Triotiño señaló que las costumbres no pueden avalar venta de menores

Los derechos de las menores son vulnerados en varios países
Escrito en MUNDO el

La venta de niñas en Guerrero es un acto de crueldad y dureza inaceptable, afirmó Esmeralda Triotiño, relatora de los Derechos de la Niñez de la Organización de Estados Americanos (OEA). 

Para Triotiño, esa acción representa menos una costumbre que una ausencia del Estado y dijo a El Heraldo de México que en la actualidad, en el mundo en general y América Latina en particular, es necesario un mejor cumplimiento de normas y denunció que la sociedad adulta realmente "no ha visto por los niños ni los ha considerado".

Pero al hablar de las denuncias sobre venta de niñas en Guerrero, sostuvo que "la cultura no es costumbre para explicar una situación tan burda, tan cruel y tan brutal en pleno siglo XXI".

"No es que no haya un reconocimiento cultural o de costumbres, de valores culturales de los pueblos, eso es muy aparte; pero cuando el ser humano es ultrajado y desconocido en su dignidad es porque el Estado ha estado ausente", subrayó. 

Para la promotora de derechos de la niñez, resulta "cruel, un absoluto poder y dominación, el verlas como un objeto, como mercancía", y por tanto opinó que no se puede considerar como  cultural una norma "en la que están desconociendo su dignidad y sus derechos humanos", dijo la funcionaria.

Triotiño, de origen panameño, apuntó que "no se puede decir ni aceptar que es cultura de ellos vender a las niñas, este concepto de la 'dote' que muchas veces es lo que se disfraza para la venta en los pueblos indígenas, el que los padres tengan que vender a una hija para comer".

"México tiene un sistema de protección integral de los derechos y debe actuar en esto, acompañado de acciones que erradiquen la pobreza, porque esto ya no se debe permitir", dijo.

Al hablar de la región hizo notar que los países ya no pueden ocultar la violencia que afecta desproporcionadamente a los niños.

Triotiño recordó que "cuando hablamos de violencia sexual, los datos que hay del embarazo infantil, el tema de la exclusión del trabajo infantil, la salida y la deserción de las escuelas, aunado a la pandemia de COVID-19, es el gran problema que tienen hoy en día los países", sin  mencionar "todos los temas de violencia intrafamiliar".

Mucho se habla de que los niños son el futuro, añadió, cuando en realidad son también el presente. 

Por Rossi Sotelo

dza