USA

Bandada de cóndores INVADE casa en California, causan DESTROZOS y se niegan a irse: FOTOS

Para alentar a las aves a que se fueran sin causarles daño, el Servicio de Pesca y Vida Silvestre sugirió usar mangueras de agua, gritar o aplaudir. 

Los cóndores han estado en peligro de extinción desde la década de 1950 cuando el desarrollo comenzó a invadir sus hábitats naturales.
Escrito en MUNDO el

En Tehachapi, California, una bandada de entre 15 y 20 cóndores invadieron el exterior de la vivienda de Cinda Mickols el fin de semana pasado. Las aves gigantes se apropiaron de la terraza y el techo y provocaron algunos destrozos, informó The New York Times. 

Estos animales, conocidos como cóndores de California, aparecieron mientras la dueña de la casa estaba ausente. Sin embargo, su hija, Seana Quintero si se encontraba en el lugar; la llegada de tantos ejemplares de estas aves le pareció extraña, por lo que decidió publicar el contenido en su cuenta de Twitter e inmediatamente se hizo viral. 

Pese a que la familia está acostumbrada a vivir en medio de la naturaleza y ver a algunos animales, “este es un nivel completamente diferente", aseguró Quintero. 

Asimismo, Quintero aseguró que los animales no querían abandonar la casa y que, además de su actitud destructiva, habían dejado excrementos por todas partes. "Hay más caca de cóndor de la que puedo manejar. Es como concreto y no se desprende", mencionó.

Ante la negativa de los cóndores de irse, la familia decidió comunicarse con el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos. La oficina explicó que la casa se ubica en un hábitat histórico de cóndores, donde las aves encuentran fuentes de alimento y, por tanto, no es inusual verlos merodeando. "Infortunadamente, a veces perciben las casas y las terrazas como lugares adecuados para posarse", subrayaron.

Para alentar a las aves a que se fueran sin causarles daño, el Servicio de Pesca y Vida Silvestre sugirió usar mangueras de agua, gritar o aplaudir. 

Este viernes Seana aseguró que algunas de las aves habían optado por ocupar árboles cercanos, mientras que los demás daban vueltas sobre el valle. 

Los cóndores han estado en peligro desde la década de 1950 cuando el desarrollo comenzó a invadir sus hábitats naturales, en California  apenas quedan menos de 200 ejemplares.