Científicos buscan erradicar los problemas de los viajes espaciales largos; están cerca

Los científicos esperan encontrar una solución pronto para avanzar con los planes de regresar a los humanos a la Luna y luego viajar a Marte.

Científicos buscan erradicar los problemas de los viajes espaciales largos; están cerca
Son experimentos clave para los viajes espaciales largos. Foto: Especial.

La vida en el espacio y posibles viajes interestelares son temas cada vez más recurrentes en la actualidad, por lo que miembros de la tripulación a bordo de la Estación Espacial Internacional realizaron estudios para saber cómo la microgravedad afecta las arterias humanas, la percepción del movimiento y el sueño, de acuerdo con el portal de la NASA.  

La información que obtuvieron de esta investigación será usada para el programa Artemis, de la NASA, que pretende regresar a la humanidad a la Luna y después a Marte en los próximos años. 

¿Qué es lo que descubrieron los astronautas?

Cuando los astronautas regresan a la Tierra, sus arterias carótidas a menudo parecen haber envejecido más allá del tiempo que pasaron en órbita, lo cual podría generar un riesgo cardiovascular a largo plazo y las sesiones diarias de ejercicio pueden resultar insuficientes para contrarrestarlo. La meta de las pruebas es dar un método para evitar este daño en estancias espaciales a largo plazo. 

Otro problema de los viajeros espaciales es que mientras están en la estación espacial, los miembros de la tripulación también experimentan falta de sueño, ritmos circadianos interrumpidos y estrés, lo que puede afectar su percepción del tiempo. 

A su vez, la tripulación tiene que lidiar con una serie de zonas horarias diferentes, incluido el tiempo medio de Greenwich, Houston y Moscú. Pero la percepción del tiempo es fundamental para la percepción del movimiento, la localización del sonido, el habla y la coordinación motora fina. La percepción alterada podría afectar la seguridad y el funcionamiento dentro de la estación.  

La otra investigación se basa en cuantificar los cambios subjetivos en la percepción del tiempo de los humanos durante y después de permanecer en microgravedad por períodos prolongados. Para evitar esto desarrollaron la diadema Dry-EEG, para monitorear la calidad del sueño de los astronautas durante vuelos espaciales de larga duración. 

Si bien es cierto que aún no hay una solución, estos experimentos parecen inocuos, en realidad son de suma importancia para posibles viajes lejanos por el espacio. 

msb


Compartir