CHERNOBYL

¡No de nuevo! Detectan una reacción de fisión nuclear en ruinas de Chernobyl a 35 años de la catástrofe

Esta fisión nuclear en una sala subterránea de Chernobyl daría cuenta de que la explosión de los reactores no es un problema resuelto, sino un problema estabilizado.

Escena de la serie de HBO 'Chernobyl'. Foto: Especial.
Escrito en MUNDO el

Las alarmas se prendieron de nuevo. 35 años después del desastre, en lo profundo de las ruinas de la planta de energía nuclear de Chernobyl, en Ucrania, los científicos detectaron una serie de reacciones de fisión nuclear. Lo que ha levantado preocupación entre los expertos y los residentes cercanos a la zona. 

La explosión de Chernobyl en abril 1986 derribó paredes y selló un gran número de habitaciones y pasillos, además de que toneladas de material fisionable del interior de un reactor se esparcieron por toda la instalación. El calor que se generó fundió derritió las paredes y creó sustancias similares a la lava, pero radiactiva, que se almacenó en los pisos inferiores.

Una de esas cámaras selladas por el siniestro, en específico la sala subreactor 305/2, contiene grandes cantidades de este material. Los investigadores hablan de un aumento en las emisiones de neutrones de la habitación, con niveles que han aumentado alrededor del 40% desde principios de 2016. 

Aún se realizan estudios para saber si esta tendencia continuará o así como vino, se irá. En caso de que suba la fisión nuclear tendrán que ingeniárselas para entrar e intervenir para evitar otro desastre. 

La planta es constantemente vigilada. Foto: Especial.

Es una amenaza latente dentro de las cámaras selladas de Chernobyl 

Neil Hyatt, profesor de química de materiales nucleares en la Universidad de Sheffield y miembro del Comité de Gestión de Residuos Radiactivos del Reino Unido, este fenómeno es como “las brasas en un pozo de barbacoa. Es un recordatorio para nosotros de que no es un problema resuelto, es un problema estabilizado”.

Hasta ahora los expertos creen que  la culpa la puede tener un nuevo sarcófago colocado sobre el reactor en ruinas en 2016 diseñado para ayudar a detener aún más la fuga de radiación, pues creen que dicha estructura está provocando que los líquidos dentro de planta se sequen. 

La estructura impide que salga más contaminación radioactiva. Foto: Especial.

Explicaron que cuando el combustible de uranio o plutonio se desintegra radiactivamente, emite neutrones, que pueden promover una reacción de fisión si los neutrones son capturados por otro núcleo radiactivo. Sin embargo, grandes cantidades de agua ralentizan estos neutrones, evitando que sean capturados. Pero hasta ahora no representa ningún riesgo importante.

“Podemos estar bastante seguros de que no obtendrá una liberación de energía nuclear tan rápida que tenga una explosión. Pero no lo sabemos con certeza. Hemos visto excursiones como esta antes con otros desechos de combustible”, comentó Hyatt.

Si se tuviera que intervenir, la acción podría implicar humanos o robots para perforar la habitación y rociarla con un líquido que contenga una sustancia como el nitrato de gadolinio, el cual absorberá el exceso de neutrones y ahogaría la reacción de fisión. 

msb