¿Huevito sin CATSUP? Se ACABA este aderezo por culpa de la PANDEMIA en EU; restaurantes luchan por él

La pandemia de coronavirus ha provocado una escasez de salsa de tomate en todo el país

¿Huevito sin CATSUP? Se ACABA este aderezo por culpa de la PANDEMIA en EU; restaurantes luchan por él

La Covid-19 ha generado negativas consecuencias para el sector restaurantero de todos los países debido al desplome de sus ventas por el cierre de negocios y el confinamiento, pero en Estados Unidos un efecto inesperado de la pandemia llama especialmente la atención: la escasez de salta catsup,  lo que tiene a los restaurantes luchando por este aderezo en todo el país. 

Los paquetes de salsa de tomate son especialmente escasos, debido a que los restaurantes han dependido de ellos para enviarlos junto con los alimentos en los pedidos para llevar durante el año pasado, según el Wall Street Journal.

Los funcionarios de salud también han ayudado a aumentar la demanda de estos sobres al presionar a los restaurantes para que descarten las botellas de ketchup compartidas por paquetes u otros envases de un solo uso.

Poca oferta y precios altos

Por lo tanto, los precios de estos pequeños paquetes de salsa de tomate están por las nubes. Exactamente se han disparado un 13% desde enero de 2020 en medio de ese aumento de la demanda.

Además, la compañía Heinz, el mayor productor del mercado, no ha podido mantenerse al día.

FOTO: Unsplash

La icónica marca de salsa de tomate insta a los restaurantes a ser pacientes mientras trabaja para aumentar su capacidad de fabricación en un 25% para poder producir más de 12 mil millones de bolsitas al año, dice el citado medio.

"Estamos ocupados haciendo todo lo que podemos", dijo al periódico Steve Cornell, ejecutivo de Kraft Heinz.

"¿Cómo podemos servir papas fritas sin salsa de tomate Heinz?", dijo un restaurantero de Denver cuando vio que su pedido de suministros llegó sin este condimento.

FOTO: Unsplash

El aumento de los precios de los paquetes ha elevado la factura de la salsa de tomate en 500 mil dólares en la cadena de comida rápida Long John Silver, que tuvo que comprar la salsa a proveedores secundarios a medida que aumentaba la demanda, según el Journal.

CRS


Compartir