Descubren cómo conectar al cerebro humano con una computadora ¡sin cables!, ayudará a discapacitados

Esta conexión cerebro-computadora ayuda a restaurar la comunicación, la movilidad y la independencia de las personas con enfermedades neurológicas, lesiones o sin extremidades.

Descubren cómo conectar al cerebro humano con una computadora ¡sin cables!, ayudará a discapacitados
Este invento mejorará la vida de personas con discapacidades. Foto: Especial.

El futuro es hoy. Científicos estadounidenses de la firma BrainGate realizaron una prueba humana de una interfaz inalámbrica cerebro-computadora, la cual promete captar y decodificar las señales en el cerebro humano, para posteriormente transmitirlas a dispositivos externos sin una conexión por cable.

¿Para qué sirve todo esto? Pues sería de gran ayuda para las personas con discapacidad, ya que les permitiría escribir en pantallas o manipular prótesis robóticas. Funcionan gracias a un chip implantado en la corteza motora del paciente que registra las señales emitidas por las neuronas. Esos datos son enviados a un ordenador que los traduce en instrucciones que se ejecutan según los pensamientos del sujeto.

Toda una revolución

Este tipo de artefactos no son nuevos, pero tradicionalmente se usan sólo en ensayos clínicos y requieren cables para conectar la matriz de sensores cerebrales a computadoras. Sin embargo, estos cables limitan en gran medida dónde y cuándo pueden usar los pacientes la interfaz y siempre precisan la supervisión de un experto.

Todo el cableado lo sustituyeron todo el cableado con un pequeño transmisor de unos 40 gramos que se coloca en la parte superior de la cabeza y que se conecta a una matriz de electrodos dentro de la corteza motora del cerebro a través del mismo puerto que usan los sistemas alámbricos.

John Simeral, profesor asistente de ingeniería de la Universidad de Brown y miembro del consorcio de investigación de BrainGate, expuso que con este nuevo modelo las personas ya no necesitan estar 'atadas' físicamente a nuestro equipo, lo que abre nuevas posibilidades para una vida mejor, ya que  ayuda a restaurar la comunicación, la movilidad y la independencia de las personas con enfermedades neurológicas, lesiones o sin extremidades.

El aparato fue probado por dos hombres de 35 y de 63 años, ambos con lesiones en la médula espinal; ambos pudieron hacer uso del sistema en sus hogares. El estudio sobre la nueva tecnología, que ha sido publicado esta semana en IEEE Transactions on Biomedical Engineering.

msb


Compartir