Ataque, otra vez, en el Capitolio de Estados Unidos

Un hombre embistió a policías y descendió de su auto, armado con un cuchillo. Murió baleado

Ataque, otra vez, en el Capitolio de Estados Unidos
Tras el atropello, se movilizó a la Guardia Nacional y un helicóptero aterrizó en el área. Foto: AFP

Un policía murió y otro resultó herido ayer, después de que una persona los atropellara delante del Capitolio de Estados Unidos, antes de salir del coche con cuchillo en mano y ser abatido, tres meses después de la toma perpetrada por seguidores del exmandatario Donald Trump.

Por el momento las autoridades no consideran lo ocurrido como un acto relacionado con el "terrorismo" e indicaron que ya no existe una "amenaza en curso".  

El incidente se produjo a las 13:02 hora local, cuando el sospechoso atropelló a los dos agentes que custodiaban la barrera norte del Capitolio, indicó la jefa de la policía del Congreso, Yogananda Pittman

El sospechoso salió del vehículo con un cuchillo en la mano y no respondió a las advertencias verbales que le hicieron los agentes presentes en el lugar, tras lo cual los policías le dispararon. 

"Uno de nuestros agentes sucumbió a sus heridas", dijo Pittman.

Poco después el cuerpo policial identificó al agente fallecido como William F. Evans e indicó que llevaba 18 años de servicio.  

Las autoridades informaron que el sospechoso murió poco después de las 13:30.

El hecho "no parece estar relacionado con el terrorismo, pero tenemos que seguir investigando para ver si hay algún vínculo de ese tipo", indicó a los periodistas Robert Contee, el jefe de la policía Metropolitana de Washington. "Necesitamos entender la motivación detrás de este acto sin sentido", agregó. 

Tras lo ocurrido ayer, el Capitolio y los edificios adyacentes fueron cerrados, se ordenó al personal alejarse de las ventanas y se impidió la entrada o la salida del lugar. Después, las autoridades levantaron la alerta, pero mantuvieron el perímetro de seguridad. 

El presidente Joe Biden dijo estar devastado a raíz del incidente. "Jill y yo tenemos el corazón roto tras enterarnos del violento ataque contra un control de seguridad del Capitolio de Estados Unidos", afirmó en un comunicado en el que indicó que ordenó colocar la bandera de la Casa Blanca a media asta.

AFP y EFE

dza


Compartir