AFGANISTÁN

¡Madre ruega que la maten a ella y su bebé! Ante crisis alimentaria en Afganistán

La brutal crisis humanitaria ha llevado a los hospitales afganos a quedar rebasados por la demanda; los menores de edad mueren de inanición ante la impotencia de los doctores

MUNDO

·
Un hospital del centro de Afganistán, que alguna vez fue un prestigioso y moderno, atiende ahora tres veces más mujeres que antes. FOTO: EFE

La brutal crisis humanitaria que enfrenta Afganistán desde algunos meses ha llevado a su sistema sanitario a funcionar en condiciones extremas y tanto médicos como trabajadores de limpieza a trabajar sin salario alguno. Las condiciones en las que se encuentra gran parte de la población de este país (39 millones de habitantes) las ha obligado a vivir en una emergencia constante y a enfrentar diariamente la batalla por sobrevivir. 

En este entorno, los hospitales de Afganistán se encuentran colapsados por la demanda y rebasados en su capacidad de brindar atención a quienes lo necesitan; por lo cual decenas de niños que llegan para recibir asistencia mueren de inanición en los mismos centros sanitarios, en donde poco o nada pueden hacer los médicos ante la terrible crisis alimentaria que atraviesan los afganos.

Por si esto no fuera suficiente, las salas de atención en los hospitales se encuentran llenas de mujeres que desean ser atendidas, muchas de ellas vienen a dar a luz, sin embargo, la demanda se ha triplicado de unos meses a la fecha. Las pacientes, muchas de ellas adolescentes, enfrentan una severa desnutrición, además que no cuentan con leche suficiente en los senos para alimentar a sus bebés.

¡Madre ruega que la maten a ella y su bebé!

Se espera que alrededor de 14 millones de niños sufran niveles agudos de desnutrición este invierno. FOTO: EFE

Una de las experiencias más desgarradoras las compartió la doctora Nuri (nombre ficticio), para la "BBC", luego que describiera cómo una mamá que había acudido para iniciar una cesárea en un hospital ubicado en el centro de Afganistán, terminó suplicando que la mataran a ella y a su bebé: "No sé cómo puedo seguir con vida', decía la madre, '¿cómo puedo dar a luz a otro ser humano?", citó la obstetra.

¿La razón? Las pacientes que llegan a la sala de maternidad se encuentran sumamente desnutridas y débiles; ante la gran afluencia de madres en espera de dar a luz, las salas de atención están desbordadas; los doctores tienen que estrujar a las mujeres que están en trabajo de parto contra las paredes llenas de sangre o atenderlas tendidas sobre sábanas sucias, e incluso estas áreas están tan abarrotadas que en ocasiones hay varias mujeres instaladas en una sola cama, algo desesperanzador.

La doctora Nuri relató al medio británico que otros centros sanitarios ubicados en las proximidades tuvieron que cerrar, mientras el nosocomio en el que labora, antes prestigioso y moderno, se encuentra trabajando al límite, con tres mujeres pacientes más que antes y con médicos y trabajadores de limpieza laborando sin percibir un sueldo desde hace meses. "La sala de maternidad es una de las salas más felices de cualquier hospital, pero eso ya no pasa en Afganistán", relató.

Niños mueren por el hambre en hospitales de Afganistán 

Desde agosto pasado, la ayuda internacional, que sostuvo la economía y el sistema de salud de Afganistán durante décadas, dejó de llegar. FOTO: EFE

La médica obstetra relató que además las muertes de menores por inanición van en aumento, ante la impotencia de los trabajadores de la salud; declaró que tan solo en septiembre, en dos semanas vio morir de hambre a cinco bebés recién nacidos. Los motivos son diversos, pero de lo que no hay duda es que Afganistán se estaba recuperando de una severa sequía y décadas de conflicto, sin embargo, la llegada al poder de los talibanes en agosto pasado precipitó el descenso del país hacia el colapso económico.

A partir de ese momento la ayuda internacional, que sostuvo la economía y el sistema de salud de Afganistán durante décadas dejó de llegar, ¿el motivo? los donantes occidentales muestran serias preocupaciones sobre la transferencia de ayuda financiera mediante un gobierno que niega los derechos básicos a mujeres y niñas, además que las amenaza con severos castigos al aplicar la Sharia, la ley islámica que rige al país.

De acuerdo con cifras de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) Afganistán se enfrenta a su peor crisis de hambre desde que comenzaron los registros, y se espera que alrededor de 14 millones de niños sufran niveles agudos de desnutrición este invierno. Esto ha llevado a que los hospitales que tratan a las personas y niños que presentan desnutrición se encuentren al borde del colapso, además que al menos 2 mil 300 instalaciones de salud ya han sido cerradas en todo el país.

La peor hambruna en décadas

Antes de la llegada de los talibanes al poder, Afganistán se estaba recuperando de una severa sequía y décadas de conflicto. FOTO: EFE

En zonas remotas los médicos han dado a conocer que no pueden proporcionar medicamentos básicos, incluso algo tan simple como paracetamol para los enfermos graves que han caminado 12 horas para buscar tratamiento. Mientras que en Kabul, la capital afgana, uno de los hospitales infantiles más importantes se encuentra afrontando uno de los peores embates de la hambruna, lo que lo ha llevado a funcionar al 150% de su capacidad.

El Dr. Siddiqi, directo de este hospital, narró para la "BBC" cómo en septiembre pasado atestiguó un aumento en el número de muertes en el centro médico, justo después que se cortaran los fondos de ayuda. Fue testigo de cómo hasta cuatro niños menores de 10 años morían cada semana debido a la desnutrición o enfermedades relacionadas, tales como intoxicación por mala higiene de los alimentos.

La mayoría de los menores de cinco años llegan demasiado tarde para ser salvados, relató: "Estos niños están muriendo antes de ser admitidos ... Perdemos muchos casos como este", Para el doctor Siddiqi, los más jóvenes son quienes tienen que afrontar la peor parte de la crisis de salud. Aquellos que logran salvarse enfrentan otro reto, ya que el hospital no cuentan con recursos para ayudarlos a seguir adelante.

Este hospital sufre una grave escasez de alimentos y medicamentos, además que mantener a los pacientes calientes es todo un reto en invierno, ya que no hay combustible para la calefacción central, razón por la cual el Dr. Siddiqi ahora solicita al personal del nosocomio que corte y recolecte ramas secas de los árboles diariamente, con el objetivo de alimentar las estufa de leña que proporcionan calor a los pacientes

SEGUIR LEYENDO:

Afganistán: Padres venden a recién nacidas para comer ante crisis por hambruna

Afganistán: Ataque en hospital deja 25 muertos y más de 40 heridos en Kabul

Venden a niña de 9 años a un extraño en Afganistán: familia dice que es para poder comer