Hoy, ¿es el fin del mundo? Decenas se encierran en casa para esperar el fin de la humanidad

Al menos 30 personas en Colombia decidieron encerrarse en una casa para esperar el fin del mundo, hecho que sucederá hoy según sus creencias

Hoy, ¿es el fin del mundo? Decenas se encierran en casa para esperar el fin de la humanidad
Al menos 30 personas se encerraron en una casa para esperar el fin del mundo FOTO: YouTube

Un grupo de al menos 30 personas se encerraron en una vivienda en el departamento colombiano del Atlántico. Esto para esperar la llegada del fin del mundo, que según sus creencias sucederá hoy. 

Las personas, entre las que se encuentran ocho menores de edad, están confinadas en un ayuno prolongado, en una casa de la localidad rural de Sabanalarga.

Todos ellos son originarios de Barranquilla, pero hace cinco semanas se desplazaron a Isabel López para esperar "el juicio de Dios". El grupo de feligreses está liderado por el pastor Gabriel Alberto Ferrer Ruíz, quien renunció a principios de enero a su cargo de profesor de Literatura en la Universidad del Atlántico.

La renuncia se debió a que, según sus palabras, recibió "una orden directa del señor Todopoderoso".

Las personas se encerraron en una casa de Colombia para esperar el fin del mundo 

 

Tienen miedo por lo que pueda suceder

Algunos de los vecinos del lugar han denunciado que Ferrer Ruíz está obligando a los miembros de la congregación religiosa, llamada Berea, a renunciar a sus trabajos y vender sus propiedades.

En el local en donde se realizan las ceremonias se ha colocado un letrero con el conteo regresivo para la supuesta llegada de Cristo.

Los vecinos de la localidad temen por un posible "suicidio colectivo", puesto que en su carta de renuncia, Ferrer Ruíz escribió: "Ya está a punto de manifestarse el poder de la resurrección de Cristo en los que murieron creyendo en él, y se manifestará la vida eterna".

Desde hace unos días la policía de Colombia acudió al lugar de los hechos, pero aún no han podido hacer nada al respecto, debido a que no se ha demostrado que las personas estén ahí en contra de su voluntad. 

gka


Compartir