Obama IGNORÓ su solicitud de PERDÓN pero Trump se lo dio sin haberlo pedido

Un hombre contó la gran sorpresa que tuvo al descubrir que Donald Trump le otorgó el perdón, a pesar de que no había hecho una solicitud oficial a su administración

Obama IGNORÓ su solicitud de PERDÓN pero Trump se lo dio sin haberlo pedido
Gary Hendler nunca esperó que Donald Trump le otorgara el perdón, porque no lo pidió. Foto: Twitter: @cbsphilly/ AFP

Durante su último día en la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump otorgó el perdón a alrededor de 100 criminales entre los que figuraban criminales de cuello blanco, raperos muy conocidos y otras personas. Pero hubo un caso muy especial que saltó a la vista, el de Gary Hendler.

Su sobrino, Rich Schaphiro contó su historia para NBC News, donde confesó que todo fue una gran sorpresa, ya que el hombre, quien ahora tiene 67 años, en realidad nunca pidió el perdón a la administración de Trump.

“No lo podía creer”, dijo Hendler a su sobrino. “Sabía que era su última noche en la Casa Blanca y que iba a dar el perdón a unas personas. ¿Creía que yo podría estar en la lista? Había sido hace tanto tiempo (que envié mi solicitud) que ni de broma”, aceptó Gary.

Sin embargo, solo por curiosidad decidió echar un vistazo y encontró su nombre entre los indultos.

Schaphiro relata que para su tío todo comenzó en 1973, cuando todavía estaba estudiando en la universidad y lo detuvieron en posesión de narcóticos, pues antes había trabajado como distribuidor menor en Philadelphia.

“Tenía 19 años y ya tenía un Bentley. Además, conocía a las celebridades del momento: The Temptetaions, Barry Manilow, los Four Tops”, declaró el hombre aceptando que en su juventud se había dejado llevar por la emoción de hacer algo de dinero.

Sin embargo, después de ser detenido y acusado con cargos de conspiración por drogas, luego de abrir una “clínica” anti estrés donde manejaban sustancias controladas, su vida cambio.

En 1982 comenzó un proceso de rehabilitación y desintoxicación y “empezó a enfrentar la realidad de cómo había estado viviendo en los últimos años”.

A pesar de que ya se había alejado de la “clínica” que fundó con sus amigos, en 1984 las autoridades embarcaron el negocio y arrestaron a los doctores y fundadores, y ya que su nombre seguía en los papeles también se vio involucrado.

Finalmente, accedió a colaborar con la policía y se declaró culpable para reducir su sentencia, en la que obtuvo una fianza de 300 dólares y tres años de libertad bajo supervisión.

En ese entonces, Hendler ya estaba por iniciar una familia y había comenzado a trabajar en la prevención de adicciones, así que no le costó trabajo mantenerse limpio.

En 2016, durante la administración de Barack Obama, hizo una solicitud de perdón oficial donde narró su historia y cómo durante la última década se había dedicado a ayudar a otros a no caer en las drogas como le sucedió a él mismo. Pero nunca obtuvo respuesta.

Su labor ha tenido tal impacto en la sociedad que el gobernador de Pensilvania, Tom Wolf lo nombró miembro del Consejo Asesor de Pensilvania sobre el Abuso de Drogas y Alcohol. Y él cree que es por esto que su caso pudo haber llamado la atención de Donald Trump, que finalmente le concedió el perdón por la “época negra” de su pasado.


Compartir