¿¡El mejor trabajo del mundo!? Hombre gana miles por hacer NADA; ve su historia

Imagínate que te pagaran sólo por respirar o por decir "sí o no"; ese es trabajo de Shoji Morimoto que tras varios años descubrió que quería su pasión era "hacer nada" y que le pagaran.

¿¡El mejor trabajo del mundo!? Hombre gana miles por hacer NADA; ve su historia
Shoji Morimoto, el hombre que se "renta" para "no hacer nada". Shoji Morimoto, un hombre japonés de casi 40 años, ha logrado el sueño de millones de personas en el mundo... que le paguen por "hacer nada".

Imagina despertar un lunes y no tener que estresarte porque tienes que ir de nuevo al trabajo que hace meses dejó de gustarte, piensa que tu único compromiso ese día será ir con una joven a comer al restaurante más bonito de la ciudad y por ello te pagará unos 500 pesos... Algo así es la vida del japonés Shoji Morimoto, un hombre de 37 años, que "se renta" para hacer nada como sólo acompañar a un vecino por las compras o decir un "sí o no" o a una estudiante en busca de aprobación.

Trabajar sin hacer nada... ¿Cómo es el negocio de Shoji Morimoto?

El negocio de Shoji Morimoto es sencillo, al entrar a su perfil en Twitter en japonés se describe lo que hace en un texto que incluye todo lo que hay que saber antes de contratarle.

“Te rento una persona (yo) que no hace nada. Siempre acepto solicitudes. Solo debes pagar 10.000 yenes japoneses (equivalente a 100 dólares), gastos de transporte desde la estación y la comida y la bebida. Solicitudes y consultas por mensajes directos”.

Cansado de trabajos que no le gustaban, Morimoto arrancó su negocio en 2018, actualmente el hombre acumula unos 270 mil seguidores en Twitter, plataforma en la que  que publicita sus servicios.

“No hago nada más que no sea comer, beber y dar respuestas simples“, agrega Morimoto.

¿Realmente Shoji no hace nada? ¿Cuáles son sus actividades?

En entrevista para la BBC, Shoji Morimoto cuenta que él sí estudió una carrera, que durante algún tiempo ejerció, pero se cansó de tener que soportar malos tratos y la frustración. Por lo anterior fue que decidió emprender su propio "negocio" en el que él pudiera tener el mando de lo que quería o no hacer.

En realidad, las principales actividades para las que Morimoto es requerido es para acompañar a gente que no quiere ir sola al supermercado, a quien no quiere comer solo o dar una "revisada" a un proyecto que realice una persona y necesite una segunda opinión.

Morimoto ya casi cumple tres años de comenzar su particular negocio y de momento está contento con lo que hace.

 


Compartir