Robots y humanos se repartirán 50 y 50 los trabajos en 2025

El Foro Económico Mundial advierte de que la mitad de aquellos trabajadores que mantengan su empleo en los próximos cinco años deberán realizar cursos para afianzar sus conocimientos

Robots y humanos se repartirán 50 y 50 los trabajos en 2025
Este cambio distributivo del trabajo preocupa a los sindicatos. Foto: Especial

La pandemia sin duda ha modificado todo un estilo de vida que dábamos por sentado y si bien en un principio el miedo y la preocupación por contagiarse y contagiar a otros obligó a todos, o a casi todos, a seguir las reglas, pero cada día se ha vuelto esto un poco más complicado debido al nivel de hartazgo y la endeble situación económica.

La urgencia de frenar las hospitalizaciones y con ello evitar la saturación, se mezcla con la necesidad de abrirle las puertas para ayudar en la crisis económica de muchas familias que han visto en el confinamiento un miedo mayor al de contagiarse por COVID-19; por lo que deben de salir a las calles a intentar llevar el alimento a sus familias.

La robotización, paradigma del desarrollo tecnológico y resultado del progreso industrial, estará a partir de ahora mucho más presente en las empresas, dando como resultado una equiparación en la fuerza laboral entre hombres y máquinas. Así lo apunta el último estudio del Foro Económico Mundial (WEF en sus siglas en inglés), donde advierte de que como consecuencia de la abrupta irrupción de la covid-19.

Por lo que el reparto de las tareas entre los humanos y los robots será del 50% entre humanos y robots, lo que podría dar como resultado un aumento de la desigualdad. En el informe titulado The Future of Jobs 2020, el WEF toma como referencia para extraer sus conclusiones las encuestas realizadas a altos dirigentes empresariales, que representan a casi 300 compañías mundiales y en su conjunto emplean a ocho millones de trabajadores.

Según sus estimaciones, para 2025 la tasa de automatización de la fuerza labora será del 47%, frente al actual 33%, mientras que los empleos desempeñados por seres humanos representarán el 53%, muy por debajo del 67% vigente.

Este cambio distributivo del trabajo preocupa a los sindicatos, que concentran sus temores en ese grupo de trabajadores que podría quedarse al margen en este nuevo paso adelante, por lo que ya está en la mesa el debate sobre la formación para que esos nuevos nichos de empleo puedan ser ocupados.

Foto: Especial

Lo cierto es que la tecnología continúa avanzando con el objetivo claro de priorizar la eficiencia y la productividad también conlleva, en opinión de los representantes de los trabajadores, la necesidad de cambiar el marco regulatorio de la concepción del trabajo y que sin duda con la llegada de la COVID-19 esto se aceleró.

Aumento de home office

Según reconocieron el 43% de las empresas encuestadas en el informe, reducirán su fuerza laboral debido a la integración de tecnología, mientras que el 41% tiene previsto ampliar el uso de contratistas para trabajos especializados y el 34% prevé ampliar su fuerza laboral debido a la integración tecnológica.

El informe del Foro Económico Mundial advierte de que la mitad de aquellos trabajadores que mantengan su empleo en los próximos cinco años deberán “realizar cursos para afianzar sus competencias básicas”, tras analizar las consecuencias del impacto del coronavirus en el mercado, las personas con niveles educativos más bajos, tendrán mayores desventajas, lo que probablemente agravará las desigualdades existentes, según información de El País.

Foto: Especial

 


Compartir