Y reinó la calma en Washington

Ante el amplio despliegue de tropas, los disturbios anunciados no ocurrieron

Y reinó la calma en Washington
Biden caminó con su familia hacia la Casa Blanca; saludó a periodistas en el trayecto. FOTO: AP

WASHINGTON.  Fue un día histórico. "Es el momento que todos hemos esperado",  dijo Amy Klobuchar, demócrata de Minnessota, al dar inicio a la ceremonia de juramentación del 46 presidente de los Estados Unidos.

El día que comenzó la presidencia de Joe Biden.

Lo mejor, más allá del cambio de Presidente, es que no se dieron los disturbios anunciados por grupos extremistas que aún rechazan su elección. Pero las extraordinarias medidas de seguridad provocadas por esa amenaza, combinadas con el temor a contagios por COVID-19, obligaron a una toma de posesión virtual, un desfile sin espectadores, y como signo de los tiempos, una ceremonia democrática sin pueblo. Eso sí, cámaras de televisión por todos lados.

Pero se mantuvieron la pompa, las circunstancias, y las formas. Y eso era importante, en este momento, para el país.

A sus 78 años de edad, y 48 años después de haber sido electo senador por Delaware, Biden se convirtió en el hombre de mayor edad en llegar a la Presidencia de EU, y el segundo católico que se convierte en mandatario. El otro fue John F. Kennedy, muerto en 1963.

El de ayer, fue también el festejo que dio marco a la asunción de la primera mujer de color, Kamala Harris, como vicepresidenta.

Fue una jornada que marcó la inclusividad que Biden propone. Cuando Lady Gaga interpretó el himno nacional y subrayó la importancia de las nuevas generaciones, o cuando la puertorriqueña Jennifer López recitó en español la prima de lealtad estadounidense: “¡Una nación, bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos!".

Por José Carreño Figueras / enviado


Compartir